Las joyas de la monarquía británica elaboradas con gemas del diamante Cullinan, el mayor encontrado nunca, se exhibirán en el palacio de Buckingham de Londres en motivo del Jubileo de Diamantes de la reina Isabel II.

La colección "Los diamantes: una celebración del Jubileo", que se mostrará entre el 30 de junio y el 7 de octubre, supondrá una oportunidad única para ver juntas siete de las nueve gemas que se extrajeron del Cullinan, que cuando se descubrió en Sudáfrica en 1905 pesó 3.106 quilates.

De este diamante, que inicialmente se pensó que era un cristal dado su inusual tamaño, se consiguieron nueve gemas y 96 pequeñas piedras que se utilizaron para decorar joyas de la monarquía británica como coronas, broches, anillos y collares.

"Su descubrimiento fue tan increíble que inicialmente se desechó porque se creyó que era un cristal sin valor. Ahora, por primera vez, los visitantes podrán ver siete de las nueve principales piedras de este magnífico diamante", dijo Caroline de Guitaut, comisaria de la exposición.

Las dos mayores gemas, conocidas como la Gran Estrella de África y la Segunda Estrella de África, serán las únicas ausentes de esta colección ya que están incrustadas en el cetro del Soberano y en la corona del Estado Imperial, expuestos en la muestra de las Joyas de la Corona en la Torre de Londres.

En cambio, sí que estarán en la exhibición el Cullinan III y IV, que forman un impresionante broche en el que la segunda, con forma de lágrima, cuelga de la primera.

Los visitantes también podrán encontrar piezas privadas de la monarquía, entre ellas una de las joyas preferidas de la Reina: la llamada Diadema de las Chicas de Gran Bretaña e Irlanda, que le regaló su abuela, la reina María, el día de su boda.

En una colección que homenajea los 60 años en el trono de Isabel II se han incluido además el collar formado con 25 diamantes o los pendientes que llevó Isabel II durante su coronación en la abadía de Westminster en 1953.