Los sacerdotes católicos de la ciudad polaca de Wroclaw, una de las sedes de la Eurocopa, se han propuesto aprovechar el evento deportivo para intentar evangelizar a los miles de aficionados que asistirán a los partidos, con conciertos, charlas, música y mucha fe a pie de estadio.

"Queremos demostrar que la iglesia (Católica) de Wroclaw es joven, ambiciosa y va con los nuevos tiempos", dijo hoy en declaraciones radiofónicas a la emisora Tok FM el director del centro Juan Pablo II, Robert Rusczak.

"Miles de aficionados viajarán a Wroclaw para divertirse y ver los partidos, pero estamos seguros de que algunos también estarán abiertos a una reflexión más profunda", añadió Rusczak, quien subrayó que la llegada masiva de turistas supone una "gran oportunidad" para la evangelización.

Para el padre Stanislaw Jozwiak, portavoz de la Curia local, la idea es dar una dimensión más espiritual al campeonato durante la fase que se dispute en la ciudad de Wroclaw, donde pasarán las selecciones de la República Checa, Rusia y Grecia.

"Vendrán a nosotros los representantes de diferentes religiones - ortodoxos rusos y griegos, y católicos checos-, lo que supondrá una buena oportunidad para reunirse, intercambiar ideas y establecer vínculos más estrechos", explicó Jozwiak.

La iglesia local pretende llegar a los aficionados con el mensaje "Dios es amor" y su creencia de que el catolicismo está cerca de la idea de juego limpio, informó hoy la emisora Tok FM.

Para eso se ha preparado un programa muy variado, con un escenario en el que actuarán bandas en vivo que representan las religiones y los países de las selecciones que jugarán en el estadio local, folletos en los diferentes idiomas, ayuda espiritual, confesiones a pie de estadio o capillas improvisadas para rezar antes de los encuentros.