Durante el 2011, 14 homosexuales fueron asesinados en Perú con ensañamiento y tortura, cuatro menos que en 2010, según registró el Informe Anual Sobre Derechos Humanos de Personas Trans, Lesbianas, Gais y Bisexuales (TLGB) del país, al que tuvo hoy acceso Efe.

De las víctimas, 10 eran gais y cuatro transexuales que tuvieron como agresores a desconocidos o a sus parejas, según cifras que recopilaron de la prensa las organizaciones no gubernamentales Promsex y la Red Peruana TLGB.

El director de Promsex y secretario de la Organización Internacional de Gais y Lesbianas de América Latina y el Caribe, George Liendo, dijo hoy a Efe que falta un registro oficial de los homicidios a homosexuales, como sí lo existe en los casos de feminicidio.

"A pesar de haber hecho esfuerzos por querer que exista un registro oficial, desde el Estado no ha sido posible. Si bien es cierto el número no llama tanto la atención, lo que sí se registra en estos casos es el nivel de ensañamiento que se tiene con estas víctimas, la forma como se les quema o se les tortura", afirmó Liendo.

Para el activista, hay muchos derechos que faltan ser atendidos por el Estado peruano, respecto al avance en este sentido que han alcanzado otros países sudamericanos.

"Si bien es cierto que el acceso al matrimonio igualitario es una demanda importante a nivel mundial, en el Perú aún estamos pidiendo que no nos maten. Sólo eso (...). El derecho a la vida en estos momentos es crucial y esto se expresa con la violencia extrema", manifestó.

Para la coordinadora del Informe y responsable de incidencia jurídica de Promsex, Beatriz Ramírez, una de las principales trabas para las personas TLGB en Perú es la falta de un marco legal que las respalde.

"Cuando tú dices no voy a reconocer legalmente ni el matrimonio ni la convivencia (a las parejas homosexuales), tú le estás negando a la gente el acceso a derechos prácticos que sí tienen las parejas heterosexuales, como un seguro médico", dijo Ramírez a Efe.

Para la abogada, el presidente Ollanta Humala tiene una gran responsabilidad con la comunidad homosexual, al haber incluido en su plan de Gobierno políticas a favor de las personas TLGB.

"Gana Perú, que es la alianza que ganó, tenía en su plan de Gobierno apoyar la aprobación de una ley contra los crímenes de odio, que son los delitos que se cometen por razones de odio, discriminación o prejuicio", sostuvo.

Este proyecto de ley se promueve desde el Gobierno anterior, pero hasta la fecha no ha sido aprobado, por lo que Ramírez cree que hay una falta de voluntad política.

"El Ejecutivo podría pedirle a su bancada que de prioridad al proyecto, pero no lo ha hecho", anotó.

Para Liendo, la demora en la promulgación de la ley contra los crímenes de odio se debe a la presión que ejercen las iglesias católica y evangélica.

Asimismo, Ramírez remarcó que la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana Jara, tiene "una disyuntiva" entre su cargo y el hecho de ser una devota evangélica.

En el Informe también se denuncia la existencia de un Centro de Restauración de Homosexuales y Oración, dirigido por una exlesbiana, que busca el cambio de la orientación sexual de jóvenes y adultos a través de la religión evangélica y la psicología, bajo el lema de "dejar de ser homosexual es posible".

"La comunidad homosexual en Perú no ha logrado ninguna conquista a nivel legislativo, pero se ha conseguido visualizar el tema", puntualizó Ramírez.