Un hombre no identificado se prendió fuego el martes frente al tribunal donde el ultraderechista Anders Behring Breivik es juzgado por la matanza atroz del 22 de julio.

El funcionario policial Finn Belle dijo a The Associated Press que el individuo se roció con un líquido inflamable y se prendió fuego frente a la entrada del edificio.

Agregó que se desconocían su identidad y motivos.

"Había policías en el lugar y apagaron las llamas enseguida", dijo Belle. "El hombre sufrió quemaduras y fue trasladado al Hospital de la Universidad de Oslo".

La policía informó que el sujeto no parecía tener relación alguna con el juicio que se realiza desde mediados de abril en Oslo.

Antes de la inmolación, el hombre se detuvo frente a la oficina del abogado noruego Bente Roli, donde dejó un sobre con notas "confusas", dijo el letrado a The Associated Press.

"Estaba alterado, bastante. No tiene relación alguna con los hechos del 22 de julio", agregó Roli.

El vocero policial Kjell Jan Kverme dijo a la emisora noruega NRK que la policía cree que es un ciudadano noruego, "pero no conocemos su identidad ciento por ciento. Está gravemente herido. Tiene heridas en el pecho y el estómago".

Más tarde, la policía negó que corriera peligro la vida del sujeto.

El periódico VG colocó un video en su cibersitio donde se ve cuando un hombre corre hacia el puesto de seguridad frente al tribunal envuelto en llamas. Otra secuencia muestra cuando los policías lo arrojan sobre el pavimento para quitarle su casaca ardiente.

Breivik admitió haber detonado una bomba que mató a ocho personas frente a la sede del gobierno en Oslo y después de haber matado a 69 personas en el campamento juvenil anual del Partido laborista. No ha mostrado ningún remordimiento por la matanza argumentando que las víctimas habían traicionado a Noruega por abrazar el multiculturalismo.

El incendio del martes fue el primer incidente frente al tribunal de Oslo desde el comienzo del juicio. Dentro del tribunal, un iraquí cuyo hermano murió en la matanza arrojó el viernes un zapato a Breivik, golpeando a una abogada defensora. Ese hecho interrumpió brevemente el proceso.

El juicio se prolongará hasta fines de junio.