El pintor, escritor y compositor austríaco Hermann Nitsch, uno de los fundadores del llamado "accionismo vienés", recibió hoy en La Habana el título de doctor Honoris Causa de la Universidad de las Artes de Cuba por "revolucionar" el panorama mundial de la creación artística.

Nitsch, uno de los principales invitados a la XI Bienal de Artes Plásticas en curso en La Habana, explicó durante la ceremonia de entrega del reconocimiento, que en su concepto la sensualidad "de ninguna manera contrasta con la espiritualidad", según reportaron medios locales.

El polémico artista, un activo promotor de las rupturas con el arte contemplativo, dijo que por esa razón considera a los países latinos en mejores condiciones para apreciar su obra que Austria, su país natal.

Para el creador austríaco muchas culturas y pueblos han perdido el contacto con la naturaleza porque en su opinión "la sensibilidad se pierde por los caminos blandos de la tecnología".

El Instituto Superior de Arte (ISA) de la isla resaltó que la obra de Nitsch "revolucionó" el panorama artístico mundial al cuestionar las tendencias más conservadoras y reaccionarias de la cultura universal.

Además destacó que el movimiento "accionismo vienés" llevó al extremo el "performance" y el "body art" (arte del cuerpo) y lo han considerado como una de las etapas "más extrañas y radicales" de la historia del arte.

En sus famosas y controvertidas "acciones" plásticas Nitsch mezcla pintura, música, teatro, rituales religiosos y paganos inspirados en mitologías de antiguas civilizaciones.

La última de ellas, titulada "Aktion 135", fue ejecutada por Nitsch la víspera en el campus de la universidad de las Artes de La Habana, con la participación de estudiantes de esa institución.

En este "performance" Nitsch combinó vísceras de cerdos sacrificados en el lugar con frutas tropicales y mojó con la sangre de esos animales los cuerpos desnudos colgados de cruces o vestidos de blanco de las personas que participaron en el espectáculo.