El presidente Porfirio Lobo ofreció el miércoles una recompensa de 3 millones de lempiras (poco más de 150.000 dólares) por información que conduzca a la captura de los asesinos de uno de los periodistas más renombrados del país, cuyo cadáver fue hallado casi una semana después de que fue secuestrado.

"Estamos haciendo todo lo posible para llegar al final este crimen; que todo se esclarezca", dijo Lobo en un mensaje por televisión nacional, en el que ofreció la recompensa.

"El Gobierno tiene toda la determinación de recuperar la seguridad para los hondureños y hondureñas y así defender su vida", manifestó el mandatario.

Lobo se reunió también con directores de noticias y dueños de medios de comunicación para discutir la situación de seguridad actual.

La policía halló el martes el cadáver de Alfredo Villatoro, quien se desempeñaba como director de noticias de RHN, una de las estaciones de radio más importantes de Honduras, en la capital del país.

Villatoro tenía disparos en la cabeza y estaba vestido con el uniforme de una fuerza policiaca de élite por motivos que se desconocen. Vestía ropa de civil cuando fue secuestrado el 9 de mayo, dijo Héctor Iván Mejía, vocero del Ministerio de Seguridad.

Mejía dijo que el caso parece hacer comenzado como un secuestro, "porque si hubieran querido matarlo, lo hubieran hecho desde un primer momento".

Mejía agregó que no se pidió rescate y que el secuestro pudo deberse a motivos políticos.

"Es una afrenta directa al Estado", dijo el vocero. Ahora, agregó, tenemos que buscar "cuál es el mensaje que están enviando con eso".

Mejía dijo que él y Villatoro eran amigos desde hace al menos 28 años. La prensa local ha señalado que el periodista también era cercano al presidente Porfirio Lobo.

Villatoro era director de RHN radio y se presentó cada mañana a trabajar durante 20 años. Iba rumbo a la estación cuando fue secuestrado.

La policía halló el cadáver dos horas después que el presidente Lobo informara que el sábado la familia del periodista había recibido un video que demostraba que estaba vivo.

Villatoro no estaba trabajando en ninguna historia de investigación, de acuerdo con sus colegas.

Nahul Valladares, coordinador de noticias de HRN, explicó que la estación ha sido cuidadosa en la cobertura de historias de narcotráfico y crimen organizado, y que en general no suelen abordar esos temas.

El organismo estatal de derechos humanos ha informado que 22 periodistas han muerto desde 2010 y que muchos más han salido del país tras recibir amenazas.

"Estamos esperando que las garantías de seguridad que necesitamos los periodistas vengan del Estado. Las medidas que debieron adoptarse hace tiempo", dijo Amado López, propietario de la televisora Canal 36, momentos antes de reunirse con Lobo.