General Motors (GM), el primer fabricante mundial de automóviles, y su filial Opel preparan un ambicioso plan de inversiones para aumentar la producción de la marca Chevrolet en Europa, informó hoy el diario Detroit News.

El fabricante estadounidense GM tiene previsto invertir 14.000 millones de dólares hasta 2014 para aumentar la producción en Europa con la intención de exportar a otros mercados y mejorar la situación de su filial Opel, que arrastra pérdidas debido a la crisis económica en la zona euro.

La idea es aprovechar la capacidad productiva de las plantas de Opel en Europa, así como la nueva alianza de GM con PSA Peugeot-Citroën, para presentar novedades en los mercados de la región, pero también para servir de plataforma exportadora a Latinoamérica, Oriente Medio y Australia.

El plan, que es posible que se detalle el mes próximo desde Alemania, contempla también el traspaso de la producción de modelos de Chevrolet desde Corea del Sur a las plantas europeas, una demanda que durante mucho tiempo se ha solicitado desde la Unión Europea.

No obstante, las operaciones de GM en Europa están bajo presión para reestructurarse por las continuas pérdidas en más de una década y los malos datos de venta en Europa y mercados periféricos acosados por la crisis de la deuda soberana en la zona euro.

Otro de los problemas son los bajos costes de producción de GM-Korea o de su alianza en China con Shanghai Automotive Industry en comparación con los de Europa.

La filial europea de GM, Opel, se ha comprometido a no cerrar ninguna planta hasta finales de 2014.

GM ha vendido más de un millón de vehículos en todo el mundo en el primer trimestre del año bajo la marca Chevrolet, la que más crece de la firma de Detroit, mientras que comercializó 275.000 vehículos bajo la marca Opel-Vauxhall.