El exmandatario de Estados Unidos George W. Bush dio su apoyo hoy de manera sucinta a Mitt Romney, favorito para hacerse con la candidatura del Partido Republicano para las elecciones presidenciales de noviembre próximo.

En una breve declaración al canal ABC News y poco antes de que las puertas de un ascensor se cerraran ante él, el predecesor del actual presidente, Barack Obama, afirmó: "Estoy con Mitt Romney", sus primeras palabras en público a favor del exgobernador de Massachusetts.

Romney, que tiene las mayores posibilidades de ser proclamado candidato presidencial en la convención republicana de agosto, recibe así el apoyo de George W. Bush, que ha mantenido un bajo y discreto perfil desde que abandonó la Casa Blanca en 2008.

Ron Paul, el único aspirante que todavía queda en la contienda frente a Romney, anunció el lunes que no seguiría haciendo "campaña activa".

Personas cercanas al expresidente republicano han asegurado que Bush probablemente se mantendrá al margen de la campaña de las presidenciales de Mitt Romney, ya que aún es una figura a la que se culpa de muchos de los males del país en la actualidad.

Pese a que la popularidad de Bush ha mejorado desde que abandonó la Casa Blanca, sus polémicos ocho años al frente del país, en los que se embarcó en la guerra de Irak y favoreció la desregulación financiera, aún son arma arrojadiza para los demócratas.

La breve declaración de apoyo de Bush se dio en un evento en Washington del Centro Presidencial George W. Bush para apoyar a activistas pro derechos humanos en todo el mundo.

George Bush padre y su esposa, Barbara, ya mostraron oficialmente su apoyo a Romney, incluso antes de que sus rivales más directos decidieran quedar al margen en la lucha por apoyos en las primarias republicanas.

Romney se perfila como el rival del presidente Barack Obama, que buscará la reelección para un segundo mandato.