Cientos de mujeres y hombres palestinos se manifestaron hoy en Gaza capital en conmemoración del "Día de la Nakba" (Catástrofe) tras un mapa de quince metros de altura de la Palestina histórica que transportaban ocho jóvenes.

Otros tantos palestinos de los dos sexos portaban una también enorme bandera palestina, mientras entonaban eslóganes en favor de los derechos de su pueblo.

Representantes de Hamás, Al Fatah y otras facciones palestinas participaron en la manifestación, organizada de forma conjunta y que concluyó en la sede de la ONU.

La marcha, que atravesó la principal avenida de la urbe, Omar al Mujtar, es uno de los actos que se celebran hoy en Israel, los territorios ocupados y la diáspora con motivo de la "Nakba", los 64 años de exilio y desposesión de la tierra palestina.

La Nakba supuso la huida o expulsión de sus hogares en el actual Israel de unos 750.000 palestinos entre 1947 y 1949.

Parte de ellos acabaron en Gaza, donde hoy suman, con sus descendientes, hasta un 60 por ciento de su 1,6 millones de habitantes.

En Gaza hay ocho campos de refugiados, de los que Yabalia, en el norte, es el más grande, con 200.000 refugiados, cuyas familias proceden de pueblos y ciudades árabes próximas a la actual frontera con Israel.

Esta mañana, en la capital, una furgoneta amarilla recorría las calles llamando con un altavoz a participar en la marcha, algo para lo que Ahmed Abu Salem no necesitaba motivación extra.

"He venido a esta manifestación para decir al mundo que Palestina es nuestro derecho. Yo no nací en Yafa (hoy Israel), pero mi padre, que murió hace cinco años, sí. Vivo en Gaza, pero aún me considero un palestino de Yafa", explica este maestro de 42 años de edad.

En paralelo, el Ministerio de Juventud y Deportes del Gobierno de Hamás organizó un maratón por el barrio de Sheij Raduán en el que participaron cientos de gazanos con edades que iban de los 8 a los 60 años.

Los corredores, entre los que figuró el propio jefe del Ejecutivo islamista, Ismail Haniye, vestían camisetas con lemas como "Jerusalén es nuestro" o "Palestina es nuestro derecho".

En la ciudad de Jan Yunis, en el sur de la franja, decenas de hombres y mujeres se congregaron con las vestimentas tradicionales campesinas que llevaban sus antepasados en las cerca de 400 aldeas palestinas vaciadas y destruidas tras la Nakba.

Los participantes simularon la recogida del trigo y colocaron jaimas, frente a las cuales se cocinaron platos típicos de la región y se representaron una boda tradicional y una reunión de campesinos frente al fuego.

Una recreación que busca "preservar los recuerdos y mostrar al mundo cómo solían vivir los palestinos en sus localidades antes de 1948", explicó Mazen Abu Zeid, presidente del Comité Popular de Refugiados en Jan Yunis.

Una de las participantes, Zaheya Madi, fue obligada al exilio cuando apenas tenía un año de edad, y su familia fue forzada a abandonar el pueblo, Beit Yerya, que estaba cerca de Gaza.

"No recuerdo nada, pero todavía echo de menos mi casa", sentencia.

HASH(0x9891a7c)

Saud Abu Ramadán