La ex editora de News of the World Rebekah Brooks, su marido y otras cuatro personas fueron acusadas el martes de intentar ocultar evidencias del escándalo de espionaje telefónico del tabloide británico de Rupert Murdoch, dijo la fiscalía el martes.

Los cargos penales son los primeros que se interponen desde que la policía lanzó una nueva investigación del escándalo en enero del 2011. Anteriormente, dos personas habían sido encarceladas en el 2007 por interceptar los teléfonos de miembros de la familia real.

Brooks, de 43 años, que renunció como directora ejecutiva de News International en julio, enfrenta cargos separados de confabulación para desviar el curso de la justicia, una ofensa que conlleva una pena máxima de prisión perpetua.

Alison Levitt, principal asesora legal del Director de la Fiscalía Pública, dijo que se acusa a Brooks de haber ocultado material a la policía — incluso computadoras y otros artefactos electrónicos — y de retirar siete cajas de material de los archivos de News International.

Su marido Charlie Brooks, entrenador hípico; su ex asistente personal Cheryl Carter; el ex jefe de seguridad de News International Mark Hanna; su ex chofer Paul Edwards, y Daryl Jorsling, miembro del personal de seguridad, también enfrentan cargos de obstrucción de la justicia.

Levitt confirmó que una séptima persona, también miembro del personal de seguridad de News International, no enfrenta cargo alguno.

"Todos estos asuntos se relacionan con la investigación policial en curso sobre denuncias de espionaje telefónico y corrupción de funcionarios públicos vinculados con los periódicos News of the World y The Sun", precisó Levitt.

Los delitos imputados supuestamente ocurrieron en los últimos días de julio cuando Murdoch cerró el tabloide News of the World, de 168 años, en medio de la indignación pública cuando se reveló que había interceptado los mensajes en el teléfono celular de una niña desaparecida cuyo cadáver apareció después.

Murdoch anunció su decisión el 7 de julio del 2011, y Levitt dijo que los supuestos delitos fueron cometidos entre el 6 y el 19 de julio.