La entrada hoy en vigencia del tratado de libre comercio (TLC) de Colombia y Estados Unidos fue recibido con aplausos por el Gobierno y el sector empresarial del país andino y protestas por parte de los sectores contrarios al acuerdo económico.

El paso colombiano a la nueva relación comercial con Estados Unidos que supone este TLC lo formalizó el envío de un primer cargamento de flores en una aeronave que partió del aeropuerto internacional de la capital colombiana el lunes por la noche.

El avión aterrizó a primera hora de hoy en Miami con 4.200 cajas de flores de nueve empresas del sector en los alrededores rurales de la capital de Colombia, país en el que la floricultura emplea a unas 150.000 personas y deja divisas por exportaciones que el año pasado sumaron 1.250 millones de dólares.

Un segundo embarque de exportación fue previsto para hoy por la tarde desde el puerto de la ciudad caribeña de Cartagena, con la asistencia del presidente Juan Manuel Santos, quien dará la partida al primer contenedor de la era TLC con destino a Estados Unidos.

"Este tratado es una enorme oportunidad para la producción colombiana, para el empleo colombiano", afirmó Santos durante una entrevista con la cadena Caracol Radio.

El gobernante admitió que el TLC con Estados Unidos obligará a algunos sectores a ser más competitivos o a cambiar su línea de producción, pero concluyó que un balance de ganadores y perdedores muestra que serán más, y "con creces", los beneficiados.

En lo contrario insisten los sectores sindicales y sociales que siempre se opusieron a la gestión de este TLC, que fue firmado a finales de 2006 tras dos años de negociaciones y que estuvo en suspenso hasta octubre pasado, cuando finalmente el Congreso en Estados Unidos aceptó discutirlo y aprobarlo.

La oposición a este tratado la lideran la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC), que consideran que hará más precarias las condiciones laborales en el país, de hecho con altos índices de violencia antisindical, y afectará a algunos sectores, como el campesino.

Estas centrales sindicales y una coalición de movimientos sociales contrarios a la libertad comercial convocaron para hoy marchas que confluirán en la Plaza de Bolívar, en el centro de Bogotá, y protestas en la principal central de abastos de la ciudad.

A las movilizaciones también se han adherido organizaciones de estudiantes universitarios

Según el Gobierno colombiano, el TLC con Estados Unidos le aportará al país un crecimiento económico adicional de entre medio punto y un punto por año y permitirá generar anualmente 100.000 empleos, hasta llegar al tope de unos 500.000 puestos de trabajo nuevos.