Laurent Lamothe tomará posesión este miércoles como primer ministro de Haití, tras completarse ayer el proceso de ratificación por el Parlamento con el respaldo de la Cámara de Diputados a su programa de Gobierno.

El presidente haitiano, Michel Martelly, anunció hoy en su cuenta de Twitter que la sesión de investidura tendrá lugar en el Palacio Nacional, lo que pone fin a un periodo de algo más de dos meses y medio desde la dimisión del anterior primer ministro, Garry Conille.

Los diputados aprobaron el plan político de Lamothe por 70 votos a favor, 6 en contra y 3 abstenciones, después de que el Senado hiciera lo mismo el pasado miércoles con el voto unánime de los 20 legisladores presentes en la sesión.

El proceso para la designación y ratificación del primer ministro del país se abrió el pasado 24 de febrero con la dimisión del anterior jefe del Gobierno, Garry Conille, cuatro meses y medio después de su investidura.

La marcha de Conille generó preocupación entre representantes de la comunidad internacional, que urgieron al diálogo para la búsqueda y rápida designación de un nuevo primer ministro.

La ONU, a través del jefe de su misión de estabilización en Haití (Minustah), Mariano Fernández, expresó su preocupación por esta dimisión en momentos en que el país necesita estabilidad para avanzar en el proceso de reconstrucción diseñado tras el devastador terremoto de 2010, que dejó más de 300.000 muertos.

Cinco días después de la dimisión, el presidente Martelly inició consultas para la designación de un nuevo primer ministro y el 1 de marzo propuso al canciller, Laurent Lamothe, para ocupar el cargo.

El proceso se fue completando lentamente, primero con la ratificación por el Senado del primer ministro designado, el 11 de abril, y después con el respaldo de la Cámara de Diputados (3 de mayo).

Los dos pasos siguientes fueron la validación del programa de Gobierno por parte del poder legislativo, que dio luz verde al plan el 9 de mayo en el Senado y ayer en la Cámara de Diputados.

La Minustah felicitó hoy a los diputados por dar el visto bueno al plan político de Lamothe en un comunicado en el que el jefe civil de la fuerza multinacional celebró "los esfuerzos y el espíritu de diálogo demostrados por el Ejecutivo y el Legislativo a lo largo del proceso, así como la voluntad de unidad y de inclusión que ha caracterizado las gestiones del primer ministro".

Fernández se unió a los deseos de los haitianos de que "el nuevo Gobierno pueda rápidamente impulsar su plan en favor del desarrollo y el progreso del país", un programa que responde a las necesidades urgentes de la población en los ámbitos de la economía, el empleo, la educación, la energía y el estado de derecho.

Lamothe, en defensa de su programa político, ha planteado que desea poner a Haití en la vía de los "países emergentes", que "registran un crecimiento económico rápido y cuyo nivel de vida así como estructuras económicas convergen hacia los de los países desarrollados".