EE.UU. no repatriará a Guatemala a Anyelí Hernández, una niña secuestrada y dada en adopción ilegal a una pareja estadounidense en 2006, pese a la orden de un tribunal de amparo guatemalteco, informó hoy el Departamento de Estado.

"No podemos aceptar casos bajo la Convención de la Haya sobre el secuestro de menores si ese tratado no estaba en vigor en el momento de la supuesta retención o robo ilegal", dijo la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en su conferencia de prensa diaria.

Tanto Estados Unidos como Guatemala ratificaron formalmente la Convención el 1 de enero de 2008, más de un año después de que Hernández fuera arrebatada por la fuerza de los brazos de su madre, Loyda Rodríguez, en la capital guatemalteca.

"Por eso, consideramos que el lugar apropiado para procesar este caso en Estados Unidos es en las cortes estatales. Son el órgano competente para mantener audiencias completas sobre los méritos y lo que más le conviene a la niña", indicó Nuland.

La banda criminal que secuestró a Hernández la dio en adopción a una pareja estadounidense del estado de Misuri, donde permanece hoy la pequeña, de siete años de edad.

El pasado julio, un tribunal de amparo de Guatemala ordenó a la Cancillería y a la Procuraduría General del país coordinar con la embajada de Estados Unidos, la localización y repatriación de la menor.

Hernández estuvo retenida en una casa cuna clandestina mientras se realizaban los trámites de su adopción, que incluyeron la falsificación de los documentos con los que dieron a la menor el nombre de Karen Abigail López García.

En octubre, dos mujeres guatemaltecas fueron condenadas a entre 16 y 21 años de prisión por el secuestro y la entrega en adopción ilegal de la niña, pero aún sigue abierta la causa contra la pareja estadounidense que la retiene.

Pese a negar la petición de Guatemala, Nuland subrayó que Estados Unidos está "profundamente preocupado" por todas las "acusaciones sobre niños robados y adopciones entre países".

"Nuestro objetivo principal en cualquier adopción internacional es que sean éticas y transparentes. Por eso presionamos a tantos países para que se unan a la Convención de La Haya sobre adopciones", señaló la portavoz.