El gobierno estadounidense considera poner a su actual jefe militar en Afganistán, el general de la Infantería de Marina John Allen, al frente del Mando Conjunto Europeo, lo que lleva aparejado el puesto de comandante supremo de la OTAN en Europa (SACEUR), indicaron hoy medios estadounidenses.

Sin embargo, el portavoz del Pentágono, John Kirby, puntualizó que "no se han tomado decisiones finales en relación con la nueva asignación del general Allen o el futuro del Mando Europeo".

El actual jefe del Mando Conjunto Europeo Estadounidense y SACEUR, el almirante James Stavridis, se quedará en su puesto algunos meses después de que veza su mandato, en julio de 2013.

Stavridis, en su asignación anterior, fue el primer oficial naval que estuvo al frente del Mando Conjunto del Sur, que cubre la región de América Central, el Caribe y América del Sur.

Según el diario The Washington Post, esa extensión de la gestión de Stavridis daría a Allen tiempo suficiente para retornar de Afganistán y prepararse para su nuevo destino.

Allen, un general del Ejército, reemplazó en julio pasado al general del Ejército David Petraeus, quien asumió la dirección de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Si, como indican los medios estadounidenses, el presidente Barack Obama postula a Allen como futuro jefe del Mando Conjunto Europeo, la designación requerirá la confirmación del Senado.

En su casi un año de misión de mando en Afganistán, Allen ha dedicado la mayor parte de sus esfuerzos a la negociación de un acuerdo de largo plazo para la cooperación entre Estados Unidos y el país asiático en materia de seguridad.

En 2009, cuando había en Afganistán unos 70.000 soldados estadounidenses y siguiendo las recomendaciones de Petraeus, Obama ordenó el envío de 30.000 soldados más para combatir a los talibanes.

Hace un año le tocó a Allen supervisar el comienzo de la retirada de ese contingente adicional y su misión ha pasado de una estrategia enfocada en la contra insurgencia y la ayuda en la reconstrucción, a una misión que se limita a la instrucción del ejército afgano y la lucha contra los talibanes.

Si es designado y confirmado para la jefatura del mando en Europa, Allen seguirá trabajando con colaboradores cercanos: la Organización del Tratado del Atlántico Norte provee tropas para la misión que Estados Unidos encabeza en Afganistán.