Negociadores nucleares de la ONU que indagan en el programa nuclear de Irán en busca de señales de que esté desarrollando armas nucleares en secreto, dijeron el martes que hubo un positivo intercambio de puntos de vista tras reunirse con autoridades iraníes, quienes reconocieron avances en el encuentro.

Ninguna de las dos partes entró en detalles sobre las discusiones, pero se mantuvieron juntos de pie cuando hablaban con los reporteros y ambos dijeron que las discusiones se reanudarían el lunes, en otra señal de que tal vez encontraron un punto en común después de más de cuatro años de negociaciones estancadas.

Funcionarios de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) llegaron a las conversaciones en busca más cooperación por parte de Irán en sus intentos por investigar lo que el organismo de la ONU ve como fuertes señales de que Teherán ha investigado y desarrollado componentes de un programa de armas nucleares, algo que Irán niega rotundamente.

En particular, presionaron por obtener acceso a la base militar Parchin donde se sospecha que se está experimentando con detonaciones multipunto del tipo que se necesita para desencadenar una carga nuclear. Irán ha negado que realice este tipo de pruebas, pero ha rechazado las repetidas solicitudes de la OIEA en los últimos tres meses para tener rápido acceso.

Las solicitudes tuvieron cada vez un mayor sentido de urgencia después de que los representantes de la OIEA sugirieron que Teherán estaba limpiando el sitio.

Ali Asghar Soltanieh, embajador de Irán ante la OIEA, dijo que Teherán seguirá solicitando un plan completo sobre qué sería visitado.

Herman Nackaerts, subdirector del organismo, dijo que ambas partes hablaron de "varias opciones para seguir adelante con el proceso de verificación de una forma estructurada".