Los mercados españoles han enfrentado más presión para vender el miércoles ya que los inversionistas se inquietaron debido al futuro del euro en medio de las rampantes preocupaciones sobre el futuro de Grecia en el bloque.

En un momento, la diferencia entre las tasas de interés exigidas por los inversionistas para los bonos españoles y alemanes a un plazo de 10 años superaron la barrera de los 500 puntos base, en un reflejo de la creciente preocupación sobre el futuro de la zona del euro.

La llamada extensión después se distendió a 490 pero con la especulación acumulada de que Grecia pudiera abandonar la zona del euro en los próximos meses, los inversionistas se han tornado cada vez más nerviosos sobre la supervivencia de la moneda única.

El rendimiento de los bonos españoles a 10 años, una referencia de la confianza del inversionista, se disparó 14 puntos base a 6,46% poco después que comenzaron las operaciones de los mercados el miércoles. Los bonos de Alemania bajaron al 1,45% mientras que la nación germana se beneficia de su percibido estatus de lugar seguro.

La extensión, o diferencia, entre ambos bonos fue la mayor desde que el euro se introdujo en 1999. el hecho es importante porque no sólo incrementa los costos de deuda del gobierno a la siguiente subasta de documentos sino que también perjudica a los negocios que intentan conseguir crédito.

Emilio Ontiveros, líder de la consultora AFI, en Madrid, dijo que la diferencia ha cruzado una importante barrera psicológica. Una diferencia de 500 puntos refleja incertidumbre no sólo de las finanzas públicas españolas sino de la economía ibérica en general, dijo.

"Ahora, más que nunca, es necesario que el Banco Central Europeo — la única entidad con suficiente capacidad para estabilizar mercados endeudados — intervenga consistentemente comprando bonos, no sólo los españoles sino quizá los italianos, y partir de entonces dar señales claras de que mantener la eurozona es una prioridad porque de otra manera Europa podría desmoronarse", dijo Ontiveros a la red radiofónica Cadena SER.

Un rendimiento de los bonos a 10 años de 7% es considerado insostenible a largo plazo.