Tepco, la eléctrica más grande de Japón y propietaria de la accidentada central de Fukushima Daiichi, perdió casi 782.000 millones de yenes (7.580 millones de euros) en el año fiscal que comenzó en abril de 2011, en plena crisis nuclear.

Los números rojos son inferiores a los registrados en el año fiscal 2010, cuando Tokyo Electric Power (Tepco) perdió 1,25 billones de yenes (más de 12.110 millones de euros) debido en su mayor parte al accidente generado por el tsunami de marzo de 2011 en Fukushima, el más grave desde el de Chernóbil.

Está previsto que la junta de accionistas de la eléctrica, que arrastra el exorbitante coste de la crisis y de las indemnizaciones a las víctimas, apruebe el próximo junio una inyección de fondos públicos de 1 billón de yenes (unos 9.700 millones de euros), lo que la colocará temporalmente bajo control estatal.