El presidente de EE.UU., Barack Obama, apeló hoy a la importancia de las mujeres y los jóvenes para liderar el "cambio" en el país, durante un acto en una universidad de Nueva York en el que también defendió su reforma del sistema financiero.

"Nuestros fundadores entendieron que Estados Unidos no se queda quieto. Que somos dinámicos, no estáticos, que miramos hacia delante y no hacia atrás", dijo Obama durante la ceremonia de graduación de la Universidad Barnard, un prestigioso centro de Nueva York en el que solo estudian mujeres.

Obama volvió a incidir así en el mensaje del "cambio" que propició su victoria en 2008.

"He visto a una generación ansiosa, incluso impaciente, por entrar en las rápidas aguas de la historia y cambiar su curso", enfatizó Obama ante las recién graduadas de Barnard, que interrumpieron su discurso varias veces con aplausos y gritos.

Hoy más que nunca "el país necesita que ustedes peleen por su sitio en la mesa, o mejor, en la cabecera de la mesa", les pidió Obama.

El presidente también instó a las mujeres y los jóvenes en general a "movilizarse" y a "perseverar", porque "nada de lo que merece la pena es fácil".

"Nunca subestimen el poder de su ejemplo", enfatizó.

También volvió a dirigirse a los homosexuales, después de que su apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo revolucionaria la campaña electoral la semana pasada.

"No importa a quién ames, debes poder perseguir tu propia felicidad", sostuvo Obama.

Después de grabar una entrevista con el programa "The View" de la cadena ABC que se emitirá este martes, Obama participará en Nueva York en un acto de recaudación de fondos para su reelección en el que será anfitrión el cantante puertorriqueño Ricky Martin, que en 2010 hizo pública su homosexualidad.

Por otro lado, el presidente defendió en su discurso de hoy su reforma del sistema financiero, después de que JPMorgan Chase perdiera al menos 2.000 millones de dólares en inversiones de alto riesgo.

"Sabemos que estamos mejor cuando existen reglas que impiden que los grandes bancos hagan malas apuestas con el dinero de otros", anotó Obama al respecto.

Un poco antes, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, comentó a bordo del Air Force One que el caso de JPMorgan Chase "refuerza la importancia de aprobar las reformas por las que el presidente ha luchado duramente contra republicanos y los grupos de presión de Wall Street".