La Unión Europea (UE) se comprometió hoy a mantener hasta el final de 2014 su misión de formación policial en Afganistán y a seguir apoyando más allá de esa fecha a las fuerzas de seguridad afganas, una vez que el grueso de las tropas internacionales haya abandonado el país.

"La policía civil seguirá siendo el foco de la asistencia de la UE en el sector de la seguridad", señalaron en una declaración los ministros de Exteriores.

El plan de los Veintisiete es mantener su misión Eupol de formación de policías en Afganistán -que complementa la operación de formación de militares de la OTAN- al menos hasta el fin de 2014, cuando está previsto que se complete la salida de la mayor parte de los soldados aliados.

Más allá de esa fecha, está por determinar qué forma tendrá el apoyo europeo a la seguridad de Afganistán, algo que los países comunitarios quieren decidir en breve.

"El Consejo reitera el compromiso de la UE de apoyar los esfuerzos de Afganistán para reforzar el mantenimiento del orden y el estado de derecho más allá de 2014 y tiene intención de tratar este asunto pronto", señalaron los ministros en su declaración.

En ella, subrayaron que la planificación para el futuro del sector de la seguridad afgano debe asegurar que "el tamaño, la estructura y las misiones de la Policía Nacional Afgana permitan un reenfoque hacia tareas civiles y de mantenimiento del estado de derecho".

"El Consejo recuerda que asegurar el profesionalismo y la calidad de la policía afgana es una prioridad mayor que la simple financiación de un número suficiente de efectivos", señalaron los ministros.

Para la UE, un mantenimiento del orden "justo e imparcial" es "esencial si se quieren impulsar los derechos humanos, especialmente los de las mujeres y niños".

Por ello, invita al Gobierno de Kabul a poner en marcha un plan de profesionalización, con medidas específicas y recursos para su puesta en práctica.

Los próximos meses se consideran cruciales para definir el futuro de Afganistán por la celebración de una serie de encuentros internacionales que comenzarán la próxima semana con la cumbre de líderes de la OTAN en Chicago (Estados Unidos).

En esa cita, la Alianza pretende acordar su estrategia a largo plazo en Afganistán, donde mantendrá tareas de formación militar una vez que a finales de 2014 se complete la parte fundamental de la retirada.

Poco después, la comunidad internacional se reunirá en Tokio para abordar su apoyo financiero al país asiático.

En ese contexto, la UE dijo hoy que defenderá un "enfoque progresivo" que haga depender la ayuda económica de los progresos que logre el Gobierno de Kabul, en especial en asuntos como los derechos humanos.