La Unión Europea (UE) volvió a mostrar hoy su apoyo a Somalia y Yemen para que lleven a buen término su transición política y renovación de sus instituciones, e instó a todas las partes implicadas a que conduzcan el proceso de forma pacífica y disciplinada.

Los ministros de Exteriores de la UE, reunidos en un Consejo en Bruselas, pidieron a las fuerzas políticas somalís que cumplan sus compromisos con la hoja de ruta acordada el pasado septiembre para intentar pacificar el país y formar un Gobierno constitucional antes del 20 de agosto.

Ese plan, acordado después de una Reunión Consultiva sobre el Final de la Transición, auspiciada por la ONU en Mogadiscio, busca, además, establecer un Ejecutivo efectivo en todo el país, una Constitución y la reconciliación nacional, tras veinte años de conflicto armado.

"La responsabilidad del diseño y entrega de una solución política recae sobre los propios somalís", indicaron los ministros en sus conclusiones, en las que además consideraron "crucial" el establecimiento de nuevas instituciones y la adopción de una nueva Carta Magna "con total transparencia".

Los ministros también condenaron toda forma de terrorismo y violencia en el país, y pidieron a la comunidad internacional seguir apoyando financieramente a la misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), así como los esfuerzos para seguir reforzando las fuerzas de seguridad nacionales.

En ese contexto, recalcaron que la misión europea contra la piratería frente a la costa somalí, Atalanta, extendida hasta 2014, seguirá trabajando por la estabilidad con la contribución de la nueva misión comunitaria Eucap Nestor, centrada en ayudar a los países del Cuerno de África y del Índico Occidental a desarrollar capacidades propias para garantizar la seguridad de sus costas.

Por lo que respecta a Yemen, los ministros mostraron su "total apoyo" al proceso de transición, que pidieron se cumpla de manera pacífica y ordenada.

Destacaron que, tres meses después de la elección del presidente, Abdo Rabu Mansur Hadi, y de cara a la reunión ministerial de "Amigos de Yemen" del próximo día 23 en Riad, la UE y la comunidad internacional mantienen "su apoyo al proceso de reforma global y renovación en los que se han embarcado el Gobierno y las instituciones de transición" del país.

Los ministros mostraron su preocupación por "todos los intentos de hacer descarrilar la transición yemení", y volvieron a condenar el ataque en Saná el pasado día 12 en el que resultó herido el embajador de Bulgaria, lo cual representa a su juicio una muestra de la "frágil situación de seguridad" en el país.

Por último, advirtieron sobre el "grave deterioro" de la situación humanitaria en Yemen y, en particular, el incremento de la inseguridad alimentaria -especialmente entre mujeres y niños-, para lo que pidieron una mayor movilización de ayuda humanitaria, mejor coordinada.

En ese sentido, declararon que la UE está dispuesta a incrementar su asistencia humanitaria al país.