El español Francisco Ventoso ganó el lunes la novena etapa del Giro de Italia tras imponerse en un embalaje luego de que varios rivales rodaron en la última curva. El canadiense Ryder Hesjedal conservó la casaca de líder por tercer día.

El equipo GreenEdge había preparado el terreno para que Matthew Goss, vencedor de la Milan-San Remo, atacase al final, pero el pedalista tomó mal la última curva y salió volando de su bicicleta. Logró levantarse y pudo cruzar la meta renqueando.

El campeón mundial Mark Cavendish también se cayó, aunque no pareció sufrir lesiones serias. El australiano todavía se repone de los magullones sufridos en una caída en la 3ra etapa.

Esta fue la tercera caída que involucra a varios pedalistas en lo que va de la prueba. Ya hubo otras dos en las primeras etapas en Dinamarca.

"Cuando se forman grupos tan grandes siempre se corren riesgos", expresó Ventoso. "Traté de reservarme toda la semana y hoy hubo un final difícil. Pero tomé bien la curva. Vi que había un espacio y lo aproveché".

Ventoso, quien corre con el equipo Movistar, cronometró tres horas, 39 minutos y 15 segundos para un tramo de 173 kilómetros entre San Giorgio Del Sannio y Frosinone, al sur de Roma.

Lo escoltaron los italianos Fabio Felline, de Androni, y Giacomo Nizzolo, de RadioShack, con el mismo tiempo que el ganador.

Hesjedal conservó nueve segundos de ventaja sobre el español Joaquín Rodríguez y 15 sobre el italiano Paolo Tiralongo.

La mayor parte de la etapa fue llana, pero hubo un par de colinas cerca de la llegada que le complicó la vida a los velocistas.

La 10ma etapa se correrá el martes entre Civitavecchia y Assisi, sobre una distancia de 186 kilómetros (116 millas).