Un sismo de magnitud 6,2 que remeció la madrugada del lunes el extremo norte chileno hizo que centenares de personas huyeran del borde costero, aunque la Armada descartó un tsunami, y a pesar de que cayeron algunos muros no se registraron lesionados.

El sismo cuyo epicentro se ubicó en suelo chileno, a 107 kilómetros al noreste Arica, también se sintió en algunas ciudades peruanas, como Tacna y Moquegua, y en La Paz, Bolivia.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) indicó que el temblor, registrado a las 06.00 del lunes (1000 GMT) fue de magnitud de 6,2 y se ubicó a 66 kilómetros al noreste de Tacna, a 98 kilómetros de profundidad.

Mario Zabala, del Observatorio de Sismología San Calixto en La Paz, informó que el sismo se sintió levemente en la capital boliviana.

El gobernador de Tarapacá, José Durana, en declaraciones a radio Cooperativa informó que centenares de personas se autoevacuaron en la ciudad puerto de Arica, 2.100 kilómetros al norte de Santiago, pese a que el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada descartó la ocurrencia de un tsunami en las costas del norte.

El remezón produjo algunos pequeños derrumbes en la salida sur de Arica, caídas de algunos muros y cortes de electricidad. Varias horas después del sismo unas 3.000 viviendas seguían sin luz.

La Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior informó en su sitio oficial de internet que una hora después del temblor los ariqueños empezaron a retornar a sus hogares, que el puerto y aeropuerto funcionaban normalmente y el suministro de agua potable era normal.

"No se registran afectación a personas, servicios básicos o infraestructura", agregó.

Los habitantes del extremo norte chileno reaccionan con mucho temor a los sismos fuertes ya que en la zona se espera un gran terremoto dado que han pasado 133 años desde el último cataclismo, lo que significa que gran cantidad de energía continúa acumulándose debido a que la placa tectónica de Nasca va empujando a la plaza sudamericana.

-----

El corresponsal de The Associated Press en La Paz Carlos Valdez colaboró con esta información.