La Unión Europea impuso el lunes prohibiciones en visas y congeló activos a tres personas asociadas con el gobierno del presidente sirio Bashar Assad. La medida eleva a 128 la cifra de gente de Assad que es sancionada por el bloque comunitario.

Michael Mann, vocero de la comisaria europea de exteriores, Catherine Ashton, dijo que dos entidades sirias también se agregaron a la lista del boicot. Esta ahora incluye a 43 empresas sirias, bancos y otras organizaciones.

Las nuevas medidas, la 15ta ronda de sanciones contra el régimen de Assad y sus partidarios, fueron adoptadas en un encuentro de cancilleres de la UE. El martes, el bloque dará a conocer los nombres de los individuos y entidades involucradas, dijo Mann.

La continua violencia que se vive en Siria está poniendo el riesgo el plan de paz respaldado por Naciones Unidas e impulsado por el enviado especial Kofi Annan, y pone en duda el resto del programa, que incluye negociaciones entre el régimen de Assad y quienes buscan derrocarlo.

Ashton dijo a los reporteros que la UE continuará dando apoyo material, incluyendo vehículos y otros equipos, a los observadores de la ONU que actualmente están en Siria. Hasta ahora, más de 100 observadores han sido desplegados para supervisar la tregua entre el gobierno y los rebeldes armados.

"Seguiremos apoyando (a Annan) mientras desee continuar con su misión", dijo la comisaria. "Por el momento, él piensa que es la mejor forma de avanzar".

El ministro de exteriores de Suiza, Carl Bildt, también indicó que a pesar de los desafíos, la comunidad internacional debe seguir respaldando el cese al fuego.

"Con dificultades considerables, (el plan de Annan) está avanzando, pero la alternativa es que esto se convierta rápido en una guerra civil que podría ser desastrosa para Siria y la región", agregó.