El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, instó hoy a la Unión Europea a mantener su presencia en América Latina frente al terreno que van ganando las potencias emergentes asiáticas, de cara a la próxima cumbre UE-México.

"Si hace unos años América Latina miraba hacia la UE, aunque sólo fuese para compensar el poder hegemónico de Estados Unidos en la región (...), ahora empiezan a mirar hacia el Pacífico, y la UE corre el peligro de perder influencia", declaró García-Margallo en una rueda de prensa al término de un Consejo de Ministros de Exteriores celebrado en Bruselas.

Durante la reunión, los ministros abordaron la posición que llevará la UE a la cumbre con México que se celebrará el próximo 17 de junio en la localidad mexicana de Los Cabos, en los márgenes de la cumbre del G20.

"Hemos subrayado la importancia que México tiene para la UE", dijo García-Margallo, quien recordó que el bloque europeo tiene suscrito con ese país un acuerdo de asociación y una asociación estratégica, por lo que "merece una atención especial por parte de las autoridades europeas".

El ministro español aseguró que las relaciones entre la UE y América Latina son muy distintas a las que había hace diez o quince años, cuando la UE "crecía a un ritmo muy alto mientras que los países latinoamericanos estaban sometidos a turbulencias, a la llamada década perdida".

También señaló que, entonces, el proceso de integración europea avanzaba muy rápido, con la adopción del Tratado de Maastricht y del euro, en tanto que, "en estos momentos, el proceso de integración es muy vivo en América Latina" con la creación de la Comunidad de Estados latinoamericanos y caribeños (Celac) o la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

En ese contexto, García-Margallo defendió la importancia de que la Unión Europea mantenga su influencia en el subcontinente.

La agenda para la cumbre UE-México se encuentra todavía en preparación, pero podría incluir discusiones sobre el cambio climático, la situación económica internacional y la integración regional latinoamericana, según fuentes comunitarias.

La UE es el segundo mayor exportador a México, sólo por detrás de Estados Unidos, y el tercer mayor importador de sus productos, por detrás de Estados Unidos y China.

Desde octubre de 2000 está en marcha un área de libre comercio entre la UE y México, que cubre el comercio de bienes y servicios y que estableció un marco normativo sobre compras públicas, competencia, propiedad intelectual e inversiones.

Al mismo tiempo, a través de su acuerdo de asociación ambas partes han desarrollado su diálogo político y cooperación en diversas áreas.

La asociación estratégica UE-México, impulsada en 2008, abarca temas políticos, de seguridad, medioambientales y socio-económicos.

La última cumbre que celebraron la UE y México, en España en mayo de 2010, sirvió para poner en marcha un plan ejecutivo conjunto con el que hacer realidad sus objetivos.

Las dos partes también mantienen reuniones regulares sobre derechos humanos y seguridad, así como diálogos específicos sobre cultura y educación, ciencia y tecnología y cambio climático y medioambiente.