A fuerza de récords, Real Madrid reconquistó el campeonato español y podría haber puesto fin a una de las eras más grandiosas de la historia del fútbol.

El equipo merengue fijó dos récords impresionantes al coronarse campeón de la temporada 2011-2012: alcanzó 100 puntos y anotó 121 goles, mientras el Barcelona, vencedor de los tres torneos previos, empezaba a preparar un nuevo ciclo tras anunciar su adiós el timonel Pep Guardiola, ganador de 13 títulos en sus cuatro años al frente de la nave azulgrana.

El relevo lo tomará su ayudante Tito Vilanova, quien se las verá con un entonado José Mourinho en el banquillo madridista. En su segunda temporada en España, el portugués añadió la liga a un palmarés que ya contaba los campeonatos de Italia, Inglaterra y su país de nacimiento.

También el duelo de goleadores alcanzó cifras estratosféricas, pues al astro argentino Lionel Messi acumuló 50 dianas en 37 cotejos. El madridista Cristiano Ronaldo mantuvo su ritmo, pero al final se tuvo que conformar con 46 tantos, cediendo así el trofeo "Pichichi" al azulgrana. El "Zamora" al arquero menos goleado también se lo llevó el barcelonista Víctor Valdés.

La llamada "liga de las estrellas" fue nuevamente cosa de dos, pues el tercero en la tabla, el Valencia, quedó a 30 puntos del segundo, el Barsa, que finalizó a su vez a nueve unidades del campeón.

El conjunto valenciano fue precisamente el último campeón (2003-2004) en romper el monopolio merengue-azulgrana. De las 81 ligas disputadas, 53 se las han llevado catalanes y madrileños.

Al margen de la batalla entre los dos gigantes, el salto más grande lo dio el Málaga del chileno Manuel Pellegrini que, tras una inversión cercana a los cien millones de euros, se clasificó cuarto y se estrenará en la próxima Liga de Campeones. El venezolano Salomón Rondón (11 tantos) cuajó una gran temporada.

Pero la etiqueta de equipo revelación corresponde al Levante, histórico modesto que se clasificó sexto y jugará la Liga Europa por primera vez en sus 103 años de historia.

Le acompañará el Atlético Madrid que, en trayectoria similar a una montaña rusa, cambió a Gregorio Manzano por el argentino Diego Simeone en la dirección técnica y acabó quinto en el torneo local gracias a los 24 goles del colombiano Radamel Falcao --tercer máximo cañonero-- y campeón de la Liga Europa con otras 12 dianas del sudamericano.

Mención especial mereció el Athletic de Bilbao del también argentino Marcelo Bielsa, derrotado por el cuadro madrileño en la final de la Liga Europa pero pendiente de disputarle la Copa del Rey al Barsa en el que será el último partido de Guardiola.

Racing de Santander, Sporting de Gijón y Villarreal fueron los descendidos a la segunda división. Los dos últimos de forma dramática por la 38va fecha y última, que salvó agónicamente al Zaragoza y Rayo Vallecano. Sorprendió el progresivo hundimiento del "Submarino Amarillo": Villarreal inició la campaña jugando la Champions y la terminó despidiéndose de la categoría tras 12 años en la elite.

El campeonato del Madrid se forjó en una intachable segunda vuelta en que resultó invicto y acabó con siete victorias al hilo.

La más importante, en cancha del Barsa (1-2) a falta de cinco jornadas, cuando el conjunto azulgrana había conseguido recortar a cuatro puntos su desventaja.

Fue el primer triunfo de Mourinho en el Camp Nou y la respuesta a la última derrota de su equipo, precisamente en casa contra el Barsa. El resultado truncó el dominio catalán en sus recientes cruces.

El Madrid se apoyó en un juego vigoroso con énfasis en el contragolpe y la gran capacidad de definición de Cristiano, Karim Benzema y el argentino Gonzalo Higuaín, que se combinaron para 89 goles. Queda por ver si el internacional albiceleste, autor de 22, opta por un cambio de aires en busca de un mayor protagonismo el curso siguiente.

El Barsa apostó por un plantel corto abastecido por la cantera y pagó el desgaste y excesiva dependencia de Messi en el tramo final. Cesc Fábregas jugó una gran primera vuelta en que acumuló nueve tantos, pero se apagó en la segunda.

El otro gran fichaje de la pretemporada, el chileno Alexis Sánchez, tuvo un buen debut con 12 goles en un rol sacrificado pero muy valorado por Guardiola. Intermitentes lesiones le impidieron tener continuidad, como le sucedió al central Gerard Piqué, relegado a un segundo plano por el técnico, quien adujo "cansancio" como principal motivo de su adiós.

El proyecto quedó en manos de Vilanova, en apuesta continuista. Pendientes de la evolución del lateral Eric Abidal, operado de un tumor, y el lesionado David Villa, la lista de bajas inminentes amenaza al brasileño Dani Alves, de irregular rendimiento.

Guardiola puede añadir la Copa a su palmarés si vence el 25 de mayo al Athletic que, tras un mal inicio, remontó hasta el 10mo lugar y ofreció un fútbol dinámico y ofensivo que acumuló elogios. Los rojiblancos esperan retener ahora a Bielsa y jugadores cotizados como Fernando Llorente, Oscar de Marcos, Iker Muniaín, Javi Martínez y Ander Herrera.

Parecido reto tendrá el Atlético con Falcao y el brasileño Diego, mientras el Espanyol del argentino Mauricio Pochettino, 14to, iniciará su enésimo proyecto de juventud. El mexicano Héctor Moreno tuvo un feliz debut en España y espera ofertas, así como su compatriota Carlos Vela, autor de 12 tantos con la Real Sociedad y a la espera de lo que decida el Arsenal inglés, propietario de su pase.

Roberto Soldado fue fundamental con 17 tantos para el Valencia, quien cerró la etapa de Unai Emery y tendrá nuevo inquilino en el banquillo: el argentino Mauricio Pellegrino, ex jugador del club.

Osasuna se despide de Patxi Izco, histórico presidente, sin el premio de la clasificación europea. Como Sevilla, que quedó fuera por primera vez en nueve años.