El presidente de Grecia, Karolos Papulias, propuso hoy una solución de urgencia que no gusta a casi nadie: la formación de un nuevo gabinete de tecnócratas que dirija al país en un momento de creciente incertidumbre sobre su continuidad en la zona del euro.

Esta propuesta se conoció la final de otro día de contactos políticos para salir del atolladero en que se halla sumida Grecia tras el fragmentado panorama político que arrojaron los resultados de las elecciones del pasado seis de mayo.

"El presidente de la República, en un último esfuerzo, ha propuesto la formación de un gobierno de personalidades con amplio apoyo parlamentario", explicó el líder del socialdemócrata Pasok, Evangelos Venizelos, al término de la reunión con el presidente.

"En ese sentido estamos dispuestos a apoyar un gobierno así, aunque en principio no estamos a favor de gobiernos de tecnócratas", añadió.

"Un gobierno así significa la derrota de la política", consideró el líder de la pequeña formación centroizquierdista Dimar, Fotis Kuvelis.

Papulias había invitado a los líderes de los partidos considerados proeuropeos: la conservadora Nueva Democracia (ND), la izquierdista radical Syriza, el socialdemócrata Pasok y la centroizquierdista Dimar, aunque el líder de Syriza, Alexis Tsipras, decidió no participar en ella, pues se niega a formar gobierno con ND y Pasok.

En principio, las otras tres formaciones -ND, Pasok y Dimar- podrían haber formado gobierno, pues cuentan con una cómoda mayoría parlamentaria, 168 de los 300 diputados del hemiciclo heleno, pero Kuvelis se opuso a ello.

"Después de la actitud negativa de Kuvelis a la formación de un gobierno sin la participación de Syriza, una actitud que considero arrogante, pedí al presidente la formación de un gobierno como lo propuso Kammenos", explicó el jefe de ND, Antonis Samarás, en referencia al líder de Griegos Independientes, Panos Kammenos, quien ya ayer pedía la formación de un gabinete tecnocrático.

De hecho, hoy Kammenos -quien exige una dura posición respecto a la UE- garantizó que su partido está "dispuesto a dar apoyo a un gobierno de unidad nacional" en caso de que "Grecia esté en peligro de colapso inminente".

"Creo que es mejor un gobierno formado por políticos, pero en casos de urgencia como el que vivimos, incluso un gobierno de tecnócratas podría ser aceptable", opinó Samarás.

Aún así, el jefe de ND pidió saber antes qué partidos pueden apoyar a un gobierno tecnocrático antes de empezar a hablar de qué personalidades lo compondrán.

Para mañana se ha convocado una nueva reunión a las 14.00 hora local (11.00 GMT) a la que se invitará, además de a los tres partidos que participaron en la reunión de hoy, a Syriza, al derechista Griegos Independientes y al Partido Comunista, es decir, a todos los partidos que obtuvieron representación parlamentaria con excepción de la formación neonazi Amanecer Dorado.

En el Parlamento salido de las urnas del 6 de mayo ND tiene 108 escaños (50 de regalo por ser la fuerza más votada); Syriza, 52; Pasok, 41; Griegos Independientes, 33; el Partido Comunista, 26; Amanecer Dorado, 21, y Dimar, 19.

Con esta situación, Grecia vuelve prácticamente al punto de partida y las opciones de pactar un gobierno de unidad nacional, aunque existan varias posibilidades combinatorias entre los partidos políticos para formar una mayoría, siguen siendo exiguas.

Esto se debe principalmente a las grandes diferencias entre los partidos griegos sobre la necesidad de desligarse o no -y cómo- del memorándum firmado entre el Gobierno de coalición previo a las elecciones (Pasok-ND) y la Unión Europea sobre las medidas de austeridad a cambio de los préstamos internacionales.

"Insistimos en nuestra propuesta inicial sobre la necesidad de un gobierno de unidad nacional" que desencadenase "al país del memorando (de austeridad de la UE) manteniéndolo en la eurozona", exigió Kuvelis.

Samarás y Venizelos se han mostrado dispuestos a renegociar el memorándum, mientras que el resto de partidos exigen su inmediato abandono.

Con estas perspectivas, el índice general ATHEX de la Bolsa de Atenas se desplomó hoy un 4,56 %, hasta niveles que no se habían registrado desde inicios de la década de 1990.

HASH(0x90a8f6c)