El extremo ecuatoriano Jefferson Montero, cedido por el Villarreal al Betis hasta el 30 de junio, se ha confesado "hecho pedazos" por el descenso a Segunda del club castellonense, al que debe regresar al no existir una opción de compra de su ficha en el contrato con la entidad sevillana.

"No me lo puedo creer, Dios. Momentos difíciles, increíble", ha escrito Montero en su cuenta de Twitter poco después de consumarse el descenso de su equipo en la última jornada de la Liga.

Jefferson Montero, que cumplirá 23 años en septiembre, ha disputado 32 partidos con el Betis en la recién finalizada Liga, en los que ha anotado un gol y ha dado dos asistencias a sus compañeros.