El chileno Raúl Mancilla recuperó el tiempo con dos goles que hicieron soñar a Tigres, pero el mexicano Oribe Peralta dividió el protagonismo con un doblete que encarriló al Santos a la final del fútbol mexicano.

Mancilla fue clave para Tigres en las semifinales con dos goles que tuvieron por muchos minutos un tufo de final hasta que en el 86 del partido el equipo Santos y el cañonero Peralta truncaron sus sueños y le arrebataron el boleto a la final.

El Santos igualó 2-2 al Tigres, dejó el marcador global 3-3 y se clasificó a la final por haber terminado mejor en la clasificación, en la que fue líder por el quinto lugar de sus rivales.

Mancilla superó con goles su paso por el banquillo en este torneo y los rumores de un supuesto distanciamiento con el entrenador brasileño Ricardo Ferreti que crecieron al punto de hablarse de su salida.

El chileno participó en siete de los 17 partidos de la temporada del Clausura 2012 y en once de 21 al incluir los dos de cuartos de final y semifinales, para un total de 775 minutos efectivos y cinco anotaciones.

Al Santos, Mancilla le anotó de cabeza para rubricar el segundo con un tiro cruzado a la base del poste izquierdo para adelantar al Tigres. Luego salió y dejó a su equipo con una ventaja de 0-2.

Al minuto 86, el mexicano Peralta le cambió el rumbo al partido con anotaciones parecidas en su definición a las del chileno, primero de cabeza y dos minutos después con la firma de sus botines para provocar el empate en el global y el pase del Santos a la final, donde se medirá con el Monterrey.

El Santos le disputará el título de campeón al Monterrey, que el sábado eliminó al América al vencerlo por 2-0 en el global.

La final se jugará en choques de ida y vuelta con el Monterrey de local en el primer partido y el Santos como anfitrión del segundo encuentro. EFE