La Corte Suprema no escuchará la apelación de los puertorriqueños que desean tener a un representante con derecho a voto en el Congreso de Estados Unidos.

El máximo tribunal rechazó la apelación de Gregorio Igartúa y otros puertorriqueños el lunes.

El estatus de estado libre asociado le da a los habitantes de Puerto Rico la ciudadanía estadounidense, pero no pagan impuesto sobre la renta federal y tampoco pueden votar en las elecciones presidenciales. Sus representantes legislativos tampoco tienen voto en el Congreso.

Un juez federal desechó la demanda y la corte federal de apelaciones del primer circuito ratificó la decisión al considerar que dado que Puerto Rico no es un estado de la federación, no puede tener un legislador con derecho a voto en el Capitolio.

La Corte Suprema se negó a escuchar la apelación.