Panamá registró un aumento en la estadística de homicidios en lo que va del 2012, pero con una importante reducción en los crímenes relacionados con el tráfico de drogas u otras actividades ilícitas.

El ministro de Seguridad, José Raúl Mulino, informó a la prensa el lunes que en los cuatro primeros meses del año se registraron 263 homicidios, nueve más que en igual periodo del 2011, pero llamó la atención de que esta vez la mitad de los casos fue por violencia doméstica y riñas callejeras.

Un 17% se asoció con el crimen organizado y el tráfico de drogas, lo que representa una marcada reducción respecto al año pasado en que el 51% de los casos tenían que ver con esos delitos, según Mulino.

"La sociedad panameña registra una enfermedad grave de violencia", admitió el ministro al presentar el informe ante la prensa.

El 46% de los asesinatos en lo que va del año involucró a personas entre los 18 y 29 años, mientras que el resto osciló entre 30 y 34, agregó.

Con 3,3 millones de habitantes, Panamá es situado por organismos internacionales como el cuarto país con la mayor tasa de homicidios en Centroamérica después de Honduras, El Salvador y Guatemala.