El fundador de un grupo ambientalista internacional conocido por sus confrontaciones con buques pescadores y balleneros fue arrestado en Alemania y será extraditado a Costa Rica, donde es buscado por supuestamente poner en peligro un bote pesquero en 2002, informaron el lunes autoridades alemanas.

Paul Watson, de la Sea Shepherd Conservation Society, fue arrestado el domingo en el aeropuerto de Francfort por una orden de arresto internacional emitida por Costa Rica, dijo el vocero de la fiscalía local.

"Se le acusa de utilizar un buque para intimidar a otro barco y puso a su tripulación en riesgo en 2002", manifestó el vocero Guenter Wittig.

Watson se encuentra actualmente bajo custodia y un juez decidirá después si lo detiene formalmente a la espera de la extradición, dijo Wittig.

Sea Shepherd indicó que Watson estaba filmando un documental en la época en que sucedió el supuesto incidente. Ocurrió en aguas guatemaltecas, cuando la asociación estadounidense reportó el hallazgo de una operación ilegal finlandesa para cazar tiburones a bordo de un barco costarricense, el Varadero.

Sea Shepherd indicó en un comunicado que le pidió a la tripulación del Varadero que se detuviera y se dirigiera hacia el puerto para que fueran procesados por las autoridades. La tripulación acusó a Sea Shepherd de tratar de matarlos al embestir su barco.

No es la primera vez que el canadiense de 61 años se enfrenta con las autoridades.

Watson también es miembro fundador de Greenpeace, pero dejó al grupo en 1977 para fundar Sea Shepherd, que está más enfocado en las acciones. La organización ha librado agresivas campañas para proteger ballenas, delfines y otros animales marinos, lo que hizo que Japón etiquetara como terroristas a sus integrantes y quiere arrestar a Watson por supuestamente encabezar las acciones violentas de Sea Shepherd.

A comienzos de este año, la Interpol se negó a emitir una orden internacional de personas buscadas contra Watson. La Interpol indicó que sus abogados "no estaban satisfechos con la solicitud" según sus normas.

Un mensaje enviado el lunes desde la cuenta de Twitter del activista decía "Tal vez tenga que quedarme una noche más hasta que esto se aclare".