El diestro español Víctor Puerto, que cortó dos orejas, fue el triunfador de la decimoquinta y última corrida de la Feria de San Marcos de Aguascalientes 2012, en el centro de México, que pasará a la historia como una de las más exitosas tanto artística como económicamente.

También actuaron los mexicanos Antonio Romero, que obtuvo un trofeo, Antonio García "El Chihuahua", que dio una vuelta al ruedo, y Rafael Ortega, que no tuvo suerte en su lote.

Con media entrada en la Monumental, se lidiaron ocho toros de Celia Barbabosa, bien presentados y de diversas facetas en su comportamiento. Destacaron el segundo, que fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre, y el octavo.

Ortega no tuvo suerte en su lote, el menos propicio y aunque estuvo voluntarioso no logró el propósito de triunfar. Se silenció su labor tanto en el primero como en el quinto.

Puerto, con el segundo, trazó la faena de la tarde con aplomo, técnica, oficio y sitio que agradeció el público. Mató de estocada y fue premiado con las dos orejas. Con el sexto, el madrileño se lució fácil ante un toro que exigía y lo mató pronto. Silencio.

"El Chihuahua" se mostró dispuesto y con anhelos de triunfo. Estuvo voluntarioso en los tres tercios con el tercero pero pinchó y escuchó aplausos. En el séptimo realizó la misma faena pero volvió a pinchar y todo quedó en una vuelta al ruedo.

Romero, menos placeado que sus compañeros, estuvo dispuesto toda la tarde y escuchó palmas en el cuarto. Se superó en el octavo hasta lograr elaborar una faena interesante. Mató de estocada y fue premiado con una oreja muy merecida.

El subalterno Gustavo Campos, que banderilleó muy bien al sexto, saludó desde el tercio por sexta vez en el serial.