Una de las prostitutas implicadas en la fiesta en la que se investiga si Dominique Strauss-Kahn (DSK) pudo participar en una violación en grupo niega esas alegaciones dirigidas contra el exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Esa historia es falsa", subrayó en declaraciones publicadas hoy por "Le Parisien" Aurélie Delvaulx, de 25 años, que participó en la fiesta organizada para DSK por varios empresarios conocidos suyos en un hotel de Washington con otras prostitutas en diciembre de 2010.

Delvaulx desautorizó así la versión que está examinando la Fiscalía francesa de que el exministro socialista pudo haber forzado a una de las mujeres, Anne Marie S., a una práctica sexual a la que ésta se resistía.

Delvaulx contó que ella estaba en la habitación donde ocurrió todo y que si su colega Anne Marie S. "hubiera dicho clara y verdaderamente no, yo habría intervenido, por supuesto. Si hubiera pasado cualquier cosa, habría hecho lo necesario. No vi que se sintiera mal. Es mayor, ya sabe qué hay que esperar en este tipo de fiestas. No le escuché decir no" ni que le sujetaran las manos.

En una declaración ante la policía, Anne Marie S. señaló que uno de los empresarios amigos de DSK, David Roquet -imputado como él-, le cogió de las manos para impedir que se resistiera a lo que quería hacer con ella quien entonces era el "número uno" del FMI.

Una declaración que, sin embargo, no se ha traducido en una denuncia por parte de esa prostituta de 23 años, quien se ha justificado porque quiere dejar atrás lo que llama "ese mundo de tiburones" y pasar página.

Delvaulx, por su parte, no sólo desmintió que DSK forzara a su compañera, sino que minimizó el papel del político francés en la organización de esa fiesta.

"Dominique sólo aceptó las chicas que se le ofrecían", señaló antes de mostrar incluso dudas sobre si realmente "estaba al corriente de que nos pagaban".

Una forma de exculparlo del cargo que pesa contra Strauss-Kahn, el de proxenetismo agravado por haber supuestamente formado parte de la red, junto a sus conocidos empresarios y con un comisario de policía, que organizaba las juergas sexuales con prostitutas.

DSK por boca de sus abogados, rechaza "absolutamente" haber cometido cualquier acción violenta contra las mujeres que estuvieron en el hotel de Washington.

Este próximo miércoles se espera que la Fiscalía de Lille se pronuncie sobre si debe abrirse una investigación judicial por el cargo de violación en grupo en el conocido como el caso del hotel Carlton.