La estadounidense Serena Williams, nueva campeona en el torneo de Madrid, defendió la postura de las jugadoras que se han quejado menos que los hombres por las nuevas pistas azules del torneo, al señalar que las mujeres son más duras, y ellos "unos flojitos".

"Las mujeres somos más fuertes que los hombres, por eso tenemos bebés, solo hacemos lo que podemos, nos adaptamos y no nos quejamos tanto, no somos unos flojitos como los chicos", bromeó.

"Siento que la pista es difícil, es dura, pero ya estaba dentro del torneo y no me iba a retirar", resumió sobre la experiencia de este año.

Ganadora en Madrid ante las dos primeras del mundo, Victoria Azarenka y Maria Sharapova, consecutivamente, Serena admitió que aún así debe ser más regular.

"Viéndolo desde ese punto de vista me da mucha confianza, pero debo jugar de forma consistente, hacerlo lo mejor que pueda. Sé que pertenezco a la pista de tenis y ahí es donde me siento increíble", dijo Serena que razonó que juega por ser la mejor a la vez que calificó de mito su difundida aversión por la tierra batida.

"No juego para ser la número dos, ni Victoria ni Maria, todas jugamos para ser las mejores, todas estamos aquí para hacerlo así. Para mí, el número uno es mi último reto", dijo, "y Azarenka es la jugadora a ganar"

"Me encanta la tierra, lo contrario es un gran mito. Jugué hasta los 16 en pistas duras, pero después jugué mucho en tierra, y he ganado Roland Garros, es un mito sobre mí, es más diría que me gusta más que la hierba".