Los máximos responsables militares de Pakistán, Afganistán y la misión de la OTAN en Afganistán se reunieron hoy en la capital paquistaní para tratar la reapertura de las rutas de suministros a las tropas aliadas como tema central.

Las delegaciones estuvieron encabezadas por los jefes de los ejércitos paquistaní, Ashfaq Pervez Kiyani; afgano, Sher Mohamed Karimi; y el jefe de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), el estadounidense John Allen.

Según una nota emitida por el Ejército paquistaní, el encuentro se centró en "medidas de control de fronteras y la puesta en marcha de mecanismos para evitar incidentes a ambos lados de la frontera entre Pakistán y Afganistán".

Esta reunión marca un punto de mejora de las relaciones entre la OTAN e Islamabad, que tocaron fondo tras la muerte de 24 soldados paquistaníes a causa un bombardeo aliado por error en un puesto en la frontera entre Pakistán y Afganistán el pasado noviembre.

La llamada comisión tripartita entre los dos países vecinos y la ISAF se reúne periódicamente, pero no se había encontrado desde aquel incidente fronterizo, que provocó una airada reacción paquistaní y el cierre del paso de suministros a las tropas aliadas.

Según fuentes oficiales citadas por el diario local Express Tribune, la posible reapertura de las carreteras e Pakistán a los convoyes de abastecimiento de la ISAF ha sido debatida tanto hoy como en un encuentro privado ayer entre Kiyani y Allen.

Los medios paquistaníes hablan desde hace días de la posible reanudación del suministro a los aliados a través de Pakistán y prevén que se produzca antes de la cumbre de la OTAN que de aquí a una semana tendrá lugar en Chicago con Afganistán como tema clave.

El pasado viernes, el secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen, afirmó en Bruselas que Pakistán no ha sido invitado a esa cumbre y recordó las dificultades que supone para la misión en Afganistán el veto paquistaní al paso de suministros.

Un editorial del diario Dawn califica hoy de "inextricablemente ligada" la participación paquistaní en Chicago a la reapertura de las rutas a los convoyes de la ISAF, e insta a las autoridades de Islamabad a transigir para "no dispararse un tiro en el pie".