Pedro Batista Pino atravesó hace doscientos años el Atlántico para representar a Nuevo México en las Cortes de Cádiz, un viaje que duró dos años y en el que escribió una semblanza sobre aquel territorio que ahora ha sido recuperada y reeditada por el diplomático español Eduardo Garrigues.

Para el diputado doceañista Batista Pino el viaje, sufragado por suscripción popular en Nuevo México, duró demasiado, pues llegó a Cádiz meses después de que fuera promulgada la Constitución de 1812, cuyo bicentenario se celebra ahora.

Pero en el trayecto tuvo tiempo de escribir "Exposición sucinta y sencilla de la provincia de Nuevo México por su diputado en Cortes", un libro que el diplomático español Eduardo Garrigues, cónsul general de España en Puerto Rico, ha querido devolver a los lectores del siglo XXI con una reedición a la que él añade un prólogo.

El libro ha sido presentado en Cádiz en un acto promovido por la Fundación Consejo España-Estados Unidos, y al que han asistido el presidente de esta entidad, Juan Rodríguez Inciarte, el embajador de Estados Unidos en España, Alan Solomont y el embajador de España en Estados Unidos, Ramón Gil-Casares.

Según Eduardo Garrigues, se trata de un retrato de cómo era la situación económica y social hace doscientos años en Nuevo México, entonces parte del Virreinato de Nueva España y actualmente parte de Estados Unidos de América.

La reedición cobra relieve, según el diplomático, no sólo porque ve la luz cuando se conmemora el bicentenario de la Constitución de Cádiz, sino también porque el Estado de Nuevo México celebra el primer centenario de su plena incorporación a los Estados Unidos de América. EFE

1011035