El finés Kimi Räikkönen (Lotus), tercer clasificado en el GP de España tras el venezolano Pastor Maldonado (Williams) y el español Fernando Alonso (Ferrari), se ha mostrado "decepcionado" porque no haber podido ganar la carrera en Montmeló.

"Estoy un poco decepcionado, porque si hubiéramos hecho todo bien en la primera parte de la carrera podríamos haber estado en la primera plaza", ha afirmado el campeón del mundo de 2007, que ha protagonizado una insuficiente remontada en las últimas vueltas.

Pese a ello, Räikkönen se ha congratulado por dar un paso adelante en el equipo y porque tiene un coche que va rápido en todos los circuitos.

"No hay problema con la velocidad del coche, pero si todo está tan cerca entre todos los equipos, si tienes un pequeño problema te puede costar la derrota. Nuestro coche puede ganar, pero todo tiene que estar en el sitio correcto para conseguirlo", ha esgrimido.

Finalmente, el finlandés, que acumula dos podios consecutivos, ha comentado que, con 10 vueltas más de carrera, hubieran luchado por la victoria.