El presidente de EE.UU., Barack Obama, celebró el inicio de la tercera fase de la transición de la seguridad a las tropas afganas, que supondrá que asuman la protección del 75 % del territorio.

Obama subrayó que la transferencia de la responsabilidad de la seguridad cedida por las misión de la OTAN en Afganistán (ISAF) a las fuerzas afganas "es un importante paso hacia adelante en nuestro esfuerzo de alcanzar nuestros objetivos en Afganistán".

Una vez que se complete la transición en esas áreas "cerca del 75 % de la población de Afganistán vivirá en provincias, distritos y villas protegidas por las fuerzas afganas", subrayó Obama en un comunicado.

El jefe de la Comisión de Coordinación de la Transición, Ashraf Ghani Ahmadzai, explicó en rueda de prensa en Kabul que "el cambio empezará de inmediato" e incluirá 122 distritos,aunque no reveló ni la fecha exacta ni el lugar de inicio.

Lo que si se conoce es que cuando culmine esta nueva etapa de traspasos -la tercera de un total de cinco- ya habrá en total 260 distritos bajo control de las fuerzas de seguridad locales y entre esas zonas estarán las 34 capitales provinciales.

Obama destacó que las Fuerzas Armadas afganas "están fortaleciendo su capacidad mientras mantenemos en marcha nuestro objetivo de transferir la responsabilidad de todo el país al gobierno afgano a finales de 2014", como se ha marcado la OTAN.

El mandatario estadounidense recordó que el 20 y 21 de mayo próximos, se celebrará la Cumbre de la OTAN en Chicago donde los líderes mundiales discutirán "cómo podemos avanzar de manera efectiva en el proceso de transición mientras nuestras fuerzas pasan de un papel de combate a otro de apoyo".

Asimismo, destacó el "compromiso duradero" con el Gobierno afgano y sus Fuerzas Armadas, ya que se prevé que quede un número todavía no definido de tropas extranjeras para realizar misiones de apoyo y de entrenamiento.

Por su parte, el secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, consideró que "este es otra señal tangible del progreso en nuestra estrategia y en el continuado avance de la responsabilidad y el liderazgo afgano en su propia seguridad".

Panetta destacó en un comunicado que esta tercera fase será la mayor realizada hasta ahora y cuando concluya casi tres cuartos de la población estarán protegidas por las fuerzas afganas.

"Nada de esto hubiera sido posible sin la creciente fortaleza de las Fuernas de Seguridad Nacional Afganas, que mantienen nuestro objetivo compartido de que Afganistán se asegure y gobierne por sí mismo", subrayó.

Panetta felicitó a las tropas estadounidenses y a los socios de la OTAN por su "determinación" y "compromiso" en esta misión "vital", así como al general John Allan jefe de la ISAF, y al embajador de EE.UU. en el país Ryan Crocker por su esfuerzo para continuar con el plan que permita la salida de las tropas en 2014.

El plan acordado en la Cumbre de la OTAN celebrada en Lisboa en 2010 estableció el aumento progresivo de las fuerzas afganas hasta que éstas tuvieran capacidad para asumir la seguridad en todo el territorio en esa fecha.