Oribe Peralta anotó dos goles sobre el final del partido y el líder general Santos vino de atrás para rescatar un empate de 2-2 con el que eliminó a los campeones Tigres el domingo por la noche y se clasificó a la final del torneo Clausura mexicano, donde enfrentará al Monterrey.

El chileno Héctor Mancilla abrió la cuenta con un remate de cabeza a los seis minutos y agregó un tanto a los 26 para los Tigres, que parecían encaminados a la victoria, pero Peralta descontó a los 86 y empató a los 89 por Santos.

Con el resultado, Santos empató 3-3 el marcador global y avanzó con base en su mejor lugar en la clasificación general.

"El equipo hizo un gran esfuerzo, nunca perdimos la fe y esto va dedicado a toda la afición", dijo Peralta. "Seguimos insistiendo y fue una justa recompensa para el trabajo que hicimos".

Santos, que llega a su cuarta final en la últimas cinco temporadas, buscará el cuarto cetro de su historia ante un Monterrey que el sábado eliminó al América.

La serie será una reedición de la final de la Liga de Campeones de la CONCACAF que fue ganada por Monterrey el mes pasado para conseguir su pase al Mundial de Clubes.

Los Guerreros buscan ser el primer líder general en la temporada regular en coronarse desde que Pachuca lo consiguió en el Clausura 2007.

Desde 1996, cuando se instauraron los torneos cortos en México, sólo Pachuca en dos ocasiones y Toluca en tres, han coronado un liderato general con un cetro.

"Es un mérito muy grande, esperemos ahora sí poderlo coronar", dijo el portero Oswaldo Sánchez sobre las derrotas de Santos en las recientes finales. "En este equipo nadie se rinde, vamos por el cetro".

Tigres se quedó con las ganas de ser el primer bicampeón en México, desde los Pumas en el 2004.

La pizarra se movió cuando Elías Hernández mandó un centro por derecha para Mancilla, quien le ganó el salto a un zaguero y conectó un remate picado para superar a Oswaldo Sánchez.

Santos, obligado a meter dos goles para avanzar a la final, se fue al frente y generó peligro con disparos del ecuatoriano Christian Suárez y con otro del colombiano Darwin Quintero a los 13.

Pero Tigres fue más efectivo y en un contragolpe encontró el segundo tanto cuando Mancilla recortó al panameño Felipe Baloy dentro del área y con un tiro raso de pierna zurda superó a Sánchez, quien alcanzó a desviar el balón pero no lo suficiente.

Mancilla, un delantero de 31 años de edad, pasó una temporada llena de lesiones en la que sólo marcó un par de veces, pero en la Liguilla ha despertado y ya suma tres anotaciones en los últimos cuatro partidos.

Santos tuvo otras dos llegadas peligrosas con tiros de Peralta y de Quintero a los 40 y 43 minutos, pero ambas fueron desviadas por el portero Enrique Palos.

En el arranque del segundo tiempo, Mancilla le dio un gran pase al argentino Damián Alvarez, quien de frente a la portería no supo darle rumbo definitivo al encuentro y luego Lobos estrelló un tiro al poste a los 67.

Santos no bajó los brazos y el primer gol vino con centro de Quintero para Peralta, quien conectó un remate de cabeza para su primer gol y luego hizo un recorte dentro del área y metió un disparo para superar a Palos con el tanto que les dio el pase a la final.