El Comité Organizador de Londres 2012 (LOCOG) anunció hoy, solo dos horas antes de que salieran a la venta, que la nueva remesa de entradas para los Juegos Olímpicos incluía la final de los 100 metros.

La organización de los Juegos oferta desde hoy una nueva remesa de miles de entradas a las que pueden optar hasta el 17 de mayo todos aquellos que se registraron pero que no consiguieron obtener ninguna en sorteos anteriores.

Con el objetivo de no colapsar su página web, el LOCOG ocultó hasta el último momento que la oferta incluía entradas para pruebas de atletismo como la final de los 100 metros lisos, además de hockey, tenis, voley playa y fútbol.

El pasado viernes, Londres 2012 puso a la venta 900.000 entradas adicionales para los Juegos Olímpicos, para las que tuvieron preferencia las 20.000 personas que participaron sin fortuna en los dos sorteos previos que organizó el LOCOG para adquirirlas.

En una segunda ronda, desde hoy hasta al 17 de mayo, tienen la oportunidad de comprar entradas un millón de personas que trataron de adquirirlas en uno de esos dos sorteos.

Los pases que queden sin comprador tras ese proceso se pondrán a la venta para el público general a partir del 23 de mayo.

La mayoría de las entradas que ahora vuelven a estar disponibles proceden de devoluciones tras un proceso en el que dos tercios de los interesados se quedaron con las manos vacías y en el que muchos no lograron pases para las competiciones a las que querían asistir.

"Nunca en la historia del deporte ha habido tanta demanda", señaló el presidente del LOCOG, Sebastian Coe, que reveló que 75 por ciento de los 11 millones de entradas está en manos del público británico".

Además de las entradas para acontecimientos deportivos, la organización pondrá a la venta a partir del 17 de mayo 70.000 pases para el Parque Olímpico de Stratford que darán acceso a las inmediaciones de los recintos deportivos, si bien no a los estadios, para "vivir el ambiente Olímpico", señaló la organización de Londres 2012.

El director ejecutivo del LOCOG, Paul Deighton, afirmó por su parte que los niños menores de 12 meses podrán entrar, en brazos de sus padres, sin una entrada adicional, una política que la organización no había confirmado y que había provocado polémica.