La Iglesia católica de El Salvador felicitó hoy la iniciativa del presidente Mauricio Funes de conversar con los diferentes sectores del país para alcanzar un acuerdo nacional que acabe con la inseguridad, aunque aseguró que le gustaría que ese diálogo abordará otras problemáticas.

"Felicitó sinceramente la iniciativa del señor presidente" que "hace esfuerzos para llegar a un acuerdo nacional en cuanto a la seguridad pública se refiere", dijo el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, durante su tradicional rueda de prensa tras la misa dominical en la Catedral Metropolitana.

"Ojalá hubiera una agenda más amplia que abarque los puntos más sensibles de la sociedad (pobreza y desigualdad, entre otras), sería mejor todavía", agregó el prelado.

Escobar Alas señaló que de llegar a un acuerdo en el diálogo nacional por la seguridad, iniciado el pasado 2 de mayo, "sería un buen principio" para iniciar uno más amplio.

"Las circunstancias están dadas y además hay buena voluntad de parte de todos" para que se inicie y se logre un acuerdo más general, insistió.

El presidente Funes se reunió con diversos sectores del país, entre ellos el empresarial y el académico, para tratar el asunto de seguridad.

Funes básicamente ha planteado a los sectores una serie de propuestas preventivas, entre ellas, la creación del programa de formación en protección civil para adolescentes de entre 14 y 17 años que están en riesgo y que viven en zonas de altos índices delictivos.

También ha propuesto formar parques de inserción laboral y cultura de paz, para que jóvenes que habitan en territorios con alta presencia de pandillas y en asentamientos urbanos precarios puedan recibir capacitaciones y conseguir un empleo estable y digno, entre otras.

Las autoridades de seguridad de El Salvador, uno de los países más violentos de la región, aseguran que han logrado bajar la cifra de homicidios diarios de 14 a cinco o cuatro.

La reducción se ha atribuido a las estrategias de seguridad y la tregua entre las dos principales pandillas que operan en el país, la Mara Salvatrucha (MS) y la Pandilla 18, para no cometer homicidios, según las autoridades de seguridad.

El obispo castrense, Fabio Colindres, anunció la tregua entre la MS y la 18 el pasado 20 de marzo y aseguró que él había mediado para que las pandillas la alcanzarán.