Un oligarca ruso exiliado brindó asistencia financiera a un primo de la reina Isabel II durante varios años, afirmó un abogado del magnate.

El abogado Mark Hastings dijo el domingo en un comunicado que Boris Berezovsky es un antiguo amigo del príncipe Miguel y nunca pidió ni obtuvo beneficio alguno de esa amistad. El vocero del príncipe, Simon Astaire, insistió que los pagos fueron "realizados debidamente" y que se pagaron todos los impuestos pertinentes.

El comunicado fue difundido después que el diario The Sunday Times indicara que el oligarca ruso envió al príncipe Miguel un total de 320.000 libras (514.320 dólares) a través de empresas en el extranjero del 2002 al 2008.

Según el palacio de Buckingham, el príncipe no figura en la línea sucesoria al trono y no recibe fondos públicos.

Berezovsky, un detractor del presidente Vladimir Putin, ha vivido asilado en Gran Bretaña desde el 2003.

El vocero de príncipe dijo que el apoyo financiero era privado y ahora terminó. Astaire no detalló cómo se utilizó el dinero o para qué se necesitaba.

El príncipe es primo de la reina, su padre era el hermano menor del rey Jorge VI, el padre de Isabel II. También es familiar lejano del zar Nicolás II y habla bien el ruso.

En 2002, la reina aceptó pagarle una renta en el palacio de Kensington cuando los legisladores intentaron echarlo a él y a su esposa de su casa porque estaban pagando sólo una tarifa nominal.

Los detalles del apoyo que Miguel recibió se dieron a conocer en documentos previos a un caso judicial donde Berezovsky demandó a la familia de un ex socio de negocios.

El magnate también está involucrado en una costosa batalla legal en Gran Bretaña contra su compatriota ruso y propietario del equipo de fútbol Chelsea, Roman Abramovich.