El Gobierno de Afganistán anunció hoy el inicio "inmediato" de la tercera fase de la transición de seguridad en el país, que al terminar dejará bajo control de las fuerzas de seguridad locales a tres cuartas partes de la población afgana.

En una rueda de prensa, el jefe de la Comisión de Coordinación de la Transición, Ashraf Ghani Ahmadzai, explicó que la "el cambio empezará de inmediato" e incluirá 122 distritos,aunque no reveló ni la fecha exacta ni el lugar de inicio.

Lo que si se conoce es que cuando culmine esta nueva tanda de traspasos -la tercera de un total de cinco- ya habrá en total 260 distritos bajo control de las fuerzas de seguridad locales y entre esas zonas estarán las 34 capitales provinciales.

El Ejecutivo ya anunció hace unos días que la nueva etapa sería antes de la cumbre de la OTAN en Chicago (EEUU), que tendrá lugar los próximos días 20 y 21 de mayo.

En este sentido, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, acogió este domingo con satisfacción el anuncio del Gobierno afgano y destacó "la valentía y la determinación del pueblo afgano, de las fuerzas afganas de seguridad y de la ISAF (Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad)".

"Doy la bienvenida al anuncio del presidente afgano, Hamid Karzai, de confirmar la transferencia de seguridad al tercer grupo de provincias, ciudades y distritos", dijo Rassmusen en un comunicado.

En una nota similar, el responsable civil de la misión de la Alianza, Simon Gass, afirmó que esta tercera fase parte "de los buenos resultados vistos en las dos fases anteriores y mantiene el impulso del proceso de transición".

El traspaso se inició el pasado mes de julio de forma paralela al inicio de la retirada del contingente militar internacional, presente en Afganistán desde el año 2001.

En la primera fase pasaron a control afgano solo siete zonas, mientras que en la segunda -que empezó en diciembre- las fuerzas locales tomaron el control de 56 áreas.

En total, las tropas afganas ya se ocupan de la seguridad de casi la mitad de la población del país.

A pesar de que la oposición islamista radical Taliban inició hace dos semanas su habitual ofensiva de primavera, la OTAN prosigue con la retirada de los cerca de 120.000 militares que mantiene desplegados en Afganistán, un proceso que está previsto que termine en 2014.