El consejero delegado del banco JPMorgan Chase, Jamie Dimon, reconoció que estaba "totalmente equivocado" y admitió que no se reaccionó a tiempo ante las advertencias sobre las operaciones que generaron a la entidad pérdidas de unos 2.000 millones de dólares.

En una entrevista con el programa "Meet the Press" de la cadena NBC transmitida este domingo, Dimon lamentó su actitud ante los informes que aparecieron en la prensa el pasado abril cuestionando el riesgo de las operaciones del principal banco por activos de Estados Unidos.

"Reaccionamos muy a la defensiva" lamentó Dimon, al señalar: "cometimos un terrible gran error".

El diario Wall Street Journal citando fuentes en los mercados de derivados publicó en abril que uno de sus empleados en Londres estaba haciendo enormes transacciones, distorsionando los precios en el mercado, lo que podría causar problemas al banco.

El rotativo detallaba que el banco habría apostado por una recuperación económica sostenida con una compleja red de transacciones ligadas al valor de bonos corporativos, pero éstas se volvieron en su contra como un "boomerang".

Dimon calificó entonces el informe como "una tempestad en una tetera", algo que de lo que se arrepintió en la entrevista de este domingo lamentando que el banco fue "descuidado" y "estúpido".

JPMorgan Chase reconoció el jueves, tras el cierre de los mercados, unas "pérdidas significativas", estimadas en unos 2.000 millones de dólares, a causa de un error en sus operaciones de derivados.

Dimon subrayó que la pérdida fue a causa de la negociación de los derivados de crédito en una operación para protegerse contra el riesgo financiero, no para obtener un beneficio para el banco.

No obstante, este error del banco ha servido para que legisladores y críticos de la industria bancaria pidan más medidas para regular el sector.

La Comisión del Mercado de Valores de EE.UU. (SEC) abrió una investigación preliminar para aclarar lo ocurrido, con la que la que, según dijo, el banco está abierto a colaborar.

"Vamos a arreglarlo, aprender de ello y a ser una mejor compañía", aseguró Dimon, quien subrayó que JPMorgan sigue siendo una entidad "muy fuerte".

Dimon, conocido como el "Rey de Wall Street", se ha opuesto en numerosas ocasiones a la "norma Volcker", que prohíbe determinadas operaciones especulativas a los bancos.

El consejero delegado había asegurado que la nueva regulación afectaría a la revitalización del sistema financiero de EE.UU., algo indispensable para la recuperación económica.

La llamada "norma Volcker", bautizada en honor del que fue presidente de la Reserva Federal (banco central de EE.UU.) Paul Volcker y aún por aplicarse, forma parte de la "ley Dodd-Frank" aprobada tras la crisis financiera de 2008 y que prohíbe a los bancos hacer inversiones especulativas en beneficio propio y no en el de sus clientes.

Por su parte, el congresista demócrata Barney Frank, representante de Massachusetts, dijo en el programa "This Week" de ABC, que espera que la versión final de la "norma Volcker" prevenga este tipo de transacciones que han acusado pérdidas millonarias a JPMorgan.