Paolo Tiralongo ganó el sábado la séptima etapa del Giro de Italia, mientras que Ryder Hesjedal reemplazó a Adriano Malori como líder en la clasificación general.

Tiralongo batalló con el campeón defensor Michele Scarponi en los 600 metros finales de un empinado ascenso hasta la meta, para cronometrar 5 horas, 51 minutos, 3 segundos en el recorrido de 202 kilómetros desde Recanati hasta Rocca di Cambio.

"Trabajé mucho para pegarme a las ruedas de Scarponi, luego pensé que no podría ser tan fuerte en la meta así que seguí a mi propio paso", dijo Tiralongo. "Esperé hasta que se sentó por un segundo y luego hice un esfuerzo increíble en la meta. Terminé sin aliento".

Hesjedal se convirtió en el primer canadiense que viste la camiseta rosada tras cruzar la meta quinto, justo detrás de Joaquín Rodríguez.

Hesjedal tiene 15 segundos de ventaja sobre Tiralongo en la clasificación general.

"No quería que se me escapara esta oportunidad, y tengo que agradecerle a todo mi equipo, especialmente (Christian) Vandevelde, por el sueño increíble que me permitieron experimentar", señaló Hesjedal. "No estoy aquí para ganar el Giro, mi meta es tener la camiseta rosada el mayor tiempo posible".

Franck Schleck, uno de los favoritos para ganar la carrera, llegó tercero, a tres segundos del italiano Tiralongo.

La octava etapa del domingo es un recorrido de 229 kilómetros desde Sulmona hasta Lago Laceno.