Un miembro de alto rango del consejo de paz afgano fue asesinado el domingo de un disparo en una intersección vial en la capital del país, dijo la policía.

El crimen, perpetrado por un individuo que utilizó una pistola con silenciador, asesta un nuevo revés a los esfuerzos para negociar una solución política a la guerra que ha durado una década en Afganistán.

La víctima, Arsala Rahmani, fue dirigente del Talibán, se había reconciliado con el gobierno y efectuaba gestiones para la concertación de un diálogo formal con la insurgencia.

Fue baleado en una intersección en el oeste de Kabul mientras era trasladado en un vehículo a su oficina, dijo Mohammad Zahir, jefe de la división de investigaciones criminales de la policía de la ciudad.

La víctima carecía de escolta al momento del ataque y el agresor armado se desplazaba en un vehículo blanco Toyota Corolla, señaló Zahir.

"Sólo hubo un disparo", dijo el jefe policial. "Nuestra información preliminar es que se utilizó una pistola con silenciador. Rahmani murió cuando era llevado a un hospital", agregó.

Se ha emprendido la investigación sobre este asesinato, apuntó.

El Talibán rechazó que estuviera implicado en el atentado, aunque antes había anunciado que atacaría a intermediarios que buscaran la paz.

Rahmani era uno de los alrededor de 70 afganos influyentes y ex miembro del Talibán a los que el presidente Hamid Karzai ha encomendado que intenten convencer a los dirigentes de la insurgencia de que se reconcilien con el gobierno.

Estados Unidos apoya las acciones del consejo de paz para lograr que el Talibán se avenga a un diálogo político con Kabul como parte de la estrategia de Washington para reducir la violencia y transferir las responsabilidades de seguridad a las fuerzas afganas.

Estados Unidos pretende este objetivo para que los efectivos internacionales de combate puedan regresar a sus países o efectuar otras actividades de apoyo a finales de 2014.

En Londres, el Ministerio de Defensa de Gran Bretaña confirmó que eran británicos dos militares de la OTAN que murieron el sábado a tiros en Afganistán.

Según el ministerio, miembros de la Fuerza de la Policía afgana dispararon contra los efectivos cuando éstos proveían de seguridad a una reunión con funcionarios locales en la provincia de Helmand, en el sur.

De los militares británicos muertos, uno era integrante dele primer batallón de los Guardias de Gales y el otro era piloto de la Real Fuerza Aérea.

El ministerio dijo que las familias de ambos militares fueron informadas de lo ocurrido.

___

El periodista de The Associated Press, Deb Riechmann, en Kabul, contribuyó a este despacho.