Diego Maradona quiere llegar a un acuerdo con el fisco italiano que le exige el pago de 40 millones de euros (52 millones de dólares) por impuestos del período en que jugó con el Napoli.

El astro argentino está dispuesto a pagar 3,5 millones de euros (4,5 millones de dólares) "a condición que con ese dinero se cree un centro de ayuda para los contribuyentes en dificultad", expresó uno de sus abogados, Angelo Pisani, según una declaración publicada el sábado por la Gazzetta dello Sport.

Sin embargo, la primera reacción del director de la agencia encargada del cobro de impuestos, Attilio Befera, fue negativa.

"Hay una sentencia definitiva, por lo tanto, no puede pretender un descuento. El ha venido a Italia un par de veces y le hemos embargado unos aros y un reloj Rolex", afirmó.

El retirado futbolista está dispuesto a reunirse con este dirigente el martes, en caso contrario, se presentará al proceso que se abrirá el jueves en Nápoles, dijo Pisani.

En ese caso, según el rotativo deportivo, Maradona estaría dispuesto a reclamar al Estado italiano daños por 500 millones de euros (650 millones de dólares) y de dirigirse incluso a la Corte Europea de Derechos Humanos en Estrasburgo, Francia.

Pisani afirmó: "Queremos poner fin a una absurda persecución contra Maradona, quien no logra poner un pie en territorio italiano sin ser sujeto a violencias ilegítimas y a especiales formas de agresión".

El actual técnico de Al Wasl de Dubai jugó en el Napoli desde 1984 a 1991, período en el que ganó dos scudetti, una Copa Italia y una Copa UEFA, en la mejor época en la historia del club italiano.