Una parte importante de la multitud de "indignados" que ha inundado esta tarde la madrileña Puerta del Sol, un año después de que allí naciera el movimiento ciudadano 15-M, ha comenzado a desalojar la plaza poco antes de la una de la madrugada, aunque muchos siguen todavía allí.

Las 30.000 personas que han acudido a la protesta según Interior (muchos más según los convocantes) han agitado sus manos en silencio en la medianoche como un "grito mudo". Con él reivindican un modelo social alternativo basado en una "democracia real".

Cincuenta minutos más tarde de ese gesto todavía puede escucharse el sonido del grupo de percusionistas que sigue en Sol animando a los manifestantes que se han quedado en la plaza, pero una gran parte de los "indignados" se ha ido ya o lo está haciendo.

La Policía, presente en la Puerta del Sol con cerca de una veintena de vehículos aparcados en el perímetro de la Puerta del Sol, permanece inactiva.

La multitud de manifestantes ha desbordado Sol, inundando también sus calles aledañas, desde las 20.00 horas, y ha permanecido en el lugar que vio nacer en Madrid al movimiento más allá del límite fijado por la Delegación del Gobierno de Madrid, las 22:00 horas, sin que la Policía haya tratado de desalojarlos.

Los actos para conmemorar el primer año del 15M continuarán hasta el martes con la celebración de distintas actividades lúdicas y asambleas para debatir sobre asuntos como la educación y la sanidad.