LeBron James indicó el sábado que es un honor convertirse en apenas el octavo basquetbolista en la historia que gana al menos tres veces el premio al jugador más valioso de la NBA, pero señaló que tiene una meta más importante que lograr con el Heat de Miami: su primer título de campeón.

James recibirá el trofeo el domingo de manos del comisionado David Stern, antes del partido en el que Miami recibirá a Indiana para abrir su serie por las semifinales de la Conferencia del Este.

"Tenemos una meta más importante con el Heat", proclamó James. "Esto es tremendo para mí como premio individual. Pero en definitiva este no es el premio que quiero. Quiero el campeonato, eso es lo único que me importa".

El alero recibió el galardón por tercera ocasión en las cuatro últimas campañas. Kareem Abdul-Jabbar, Michael Jordan, Bill Russell, Wilt Chamberlain, Larry Bird, Magic Johnson y Moses Malone son los únicos otros jugadores que han recibido el premio al menos en tres ocasiones.

Abdul-Jabbar lo ganó seis veces, Jordan y Russell cinco cada uno y Chamberlain cuatro. Ahora, son los únicos jugadores que superan a James.

"Te amamos", le dijo a James el presidente del Heat, Pat Riley, durante la ceremonia en la que se anunció oficialmente la votación. "No sólo por esto, sino por todo lo que significas para esta organización".

James recibió 85 del total de 121 votos de primer lugar en la encuesta realizada entre cronistas y comentaristas deportivos que cubren la liga, al igual que en una votación entre fanáticos en NBA.com. El alero tuvo 1.074 puntos, para superar a Kevin Durant de Oklahoma City (889 puntos, 24 votos de primer lugar), Chris Paul de los Clippers de Los Angeles (385, 6), Kobe Bryant de los Lakers de Los Angeles (352, 2) y Tony Parker de San Antonio (331, 4).

James estuvo a punto de llorar un par de veces y confesó estar más nervioso de lo que anticipaba. La estrella contó una historia sobre su reacción cuando se supo la noticia el viernes, y relató que le dijo "esto es una locura" a los familiares con los que estaba en ese momento.

"Veo a mis dos hijos, hago lo que hago y trato de jugar al máximo nivel cada noche, y en gran medida lo hago por esos dos muchachos. No quiero defraudarlos", comentó James, antes de pausar por un momento mientras miraba a su prometida Savannah Brinson y sus dos hijos. "Segundo, como dije, por mis compañeros. Estoy aquí por ellos. Si ellos no se sacrifican como se sacrifican cada noche... no estaría aquí".

Poco después, le pidió a todo el plantel del Heat que lo acompañara en la tarima, y todos se pararon detrás de su máxima figura.

"Estos 14 hombres aquí, dan el todo", sentenció James. "Y me dan todo".

James tuvo promedios de 27,1 puntos, 7,9 rebotes y 6,2 asistencias por partido, para convertirse en apenas el cuarto jugador con esos totales en al menos dos temporadas, según STATS LLC. Los otros son Oscar Robertson (cinco veces), John Havlicek (2) y Bird (2).

Además, atinó el 53% de sus tiros y tuvo 1,9 robos de balón por encuentro, para ser superado sólo por Jordan, quien en la temporada de 1988-89 tuvo promedios de 32,5 puntos, ocho rebotes, ocho asistencias y 2,9 robos, con 54% en sus tiros.

"Es increíble pensar que son tres (premios) en cuatro años", comentó su compañero Dwyane Wade. "Y pudo haberlo ganado el año pasado. Eso demuestra el gran jugador que es. Obviamente estamos emocionados como equipo, especialmente después de lo que pasó y todo lo que se dijo la temporada pasada".

Muchos en el Heat creen que James debió ganar el premio el año pasado, cuando fue duramente criticado por anunciar en un programa televisado que se iría de los Cavaliers de Cleveland para fichar con Miami, donde se unió a Wade y Chris Bosh.

Derrick Rose, de los Bulls de Chicago, recibió el premio en 2011.