El presidente de Haití, Michel Martelly, negó hoy haberse visto envuelto en casos de corrupción y restó importancia a las informaciones que indican que recibió dinero de un senador del partido oficialista de la República Dominicana.

El mandatario, en una entrevista con Efe con motivo de su primer año en el poder, que se cumple el lunes, desafió a quien quiera acusarlo dirigirse al banco haitiano en el que supuestamente se transfirieron los fondos y verificar si las acusaciones son ciertas.

Informes periodísticos difundidos en la vecina República Dominicana señalan que el senador Félix Bautista, del Partido de la Liberación Dominicana (PLD, liberal), entregó a Martelly cerca de dos millones de dólares antes y después de su elección presidencial.

Martelly, quien en su momento negó estas imputaciones y las atribuyó a un "linchamiento mediático", dijo a Efe que una comprobación elemental sobre la transferencia de los fondos bastaría para saber si hay que "dar una importancia a la información o no".

"Por otro lado, si he recibido dinero en la campaña, ¿qué mal hay? (...) se me ha criticado porque he recibido dinero en la campaña. En la campaña todo el mundo busca dinero, si hubiera recibido dinero lo habría utilizado para la campaña", afirmó.

Martelly respondió de esta forma a las acusaciones sobre la supuesta recepción de fondos, vinculados a la concesión de contratos de construcción de obras en Haití que supuestamente habrían beneficiado al senador dominicano, un estrecho colaborador del presidente de su país, Leonel Fernández.

"Yo he recibido dinero, pero no de ese equipo", agregó, al tiempo que dijo que no sabe nada de los millones de que se habla. "Todo lo que dicen es falso", subrayó.

El mandatario, quien destacó la importancia de "lanzar buenas señales", se defendió también acerca de acusaciones sobre la supuesta firma irregular de contratos de obras realizada tras el terremoto de Haití en 2010 en beneficio de intereses particulares.

Sobre estas sospechas, que medios dominicanos han vinculado a la dimisión del anterior primer ministro, Garry Conille, Martelly recordó que tras el devastador sismo el Senado aprobó una ley de urgencia que propició la firma de contratos por valor de 369 millones de dólares.

"Se habla de corrupción", indicó el presidente, quien aseguró que "de todo ese dinero sólo 44 millones fueron desembolsados" y se destinaron a un programa "para la construcción de 3.000 casas".

Señaló que la investigación sobre este caso que se lleva a cabo en Haití tendrá que tener en cuenta que esos contratos fueron firmados "en un momento en que Haití tenia problemas y teníamos una ley de urgencia".

"Por tanto, si usted va a hacer una investigación, haga una investigación sobre 44 millones".

En su opinión, la única ventaja de tales contratos es que permitía evitar un procedimiento administrativo que en circunstancias normales "toma año y medio", pero "los contratos no han sido ejecutados, no hay dinero desembolsado", reiteró.

Martelly no quiso pronunciarse acerca de las denuncias realizadas por el Gobierno de la República Dominicana sobre un supuesto plan urdido contra él desde ese último país.

Las denuncias aseguran que un exmilitar dominicano y cercano colaborador del candidato a las elecciones generales por el opositor Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Hipólito Mejía, planificó junto a un empresario haitiano la desestabilización del Gobierno de Martelly.

"Yo no interfiero en el tema de la Justicia", dijo Martelly, quien indicó que su equipo de seguridad, la Policía y las instituciones del Estado se encargan "de asegurarse que el país no sea desestabilizado, porque si se desestabiliza el presidente se desestabiliza a Haití".